Lunes 21/05/2018. Actualizado 01:05h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Lucha en contra de la pederastia

Abusos sexuales en la Iglesia: una de las prioridades de la reforma vaticana

Tras el penoso episodio del caso Barros, el Papa Francisco muestra cercanía concreta con víctimas chilenas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Este fin de semana el Santo Padre hospeda en la Casa Santa Marta a tres víctimas de abusos sexuales por parte del clero en Chile para escuchar con atención sus historias.

Papa Francisco. Papa Francisco. ReligionConfidencial

Un artículo de...

Mercedes  De La Torre
Mercedes De La Torre

Corresponsal en el Vaticano

Más artículos de Mercedes De La Torre »

Este fin de semana Roma recibirá los reflectores internacionales por un importante evento privado del Papa ya que Francisco hospeda en su misma casa a tres de las víctimas de abusos sexuales por el clero de Chile para reunirse con ellas y saber de primera persona más sobre esta situación.

Según confirmó el pasado miércoles el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke, el Papa ha invitado a Roma a Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo quienes serán recibidos por Francisco -por separado y sin límite de tiempo- estos días “dejando hablar a cada uno de ellos todo el tiempo que sea necesario”.

De acuerdo a la comunicación oficial, durante estos días se llevará a cabo este  “encuentro personal y fraterno” en el que Bergoglio les pedirá perdón y  compartirá "su dolor y su vergüenza por lo que han sufrido” y, sobre todo, escuchará las sugerencias que puedan realizarle “para evitar la repetición de semejantes hechos reprobables”.

Tras el penoso episodio

En primer lugar, cabe destacar la opinión de algunos analistas quienes califican a este hecho como “sin precedentes” y otros como una forma en la que las autoridades vaticanas quieren “reparar” el penoso error ocurrido durante la visita del Papa a Chile en el que algunos asumieron que el Santo Padre no estaba bien informado del caso Barros, o que incluso, era “indiferente al sufrimiento de las víctimas” del ex sacerdote chileno, Fernando Karadima quien fue declarado culpable por el Vaticano en 2011 tras abusar de menores en las décadas de 1970 y 1980, y quien ha sido condenado a una vida de oración y penitencia. 

Sin embargo, antes de la visita del Papa a Chile en enero de 2018, y como informamos en Religión Confidencialse despertaron viejas acusaciones al obispo Juan Barros por haber ocultado presuntamente el famoso escándalo de Karadima. 

Tras el viaje, que ocasionó una crisis en la Iglesia de este país sudamericano que alcanzó posteriormente un eco mundial, el Papa envió a uno de los máximos expertos vaticanos en pedofilia, el arzobispo maltés Charles Scicluna quien -como recordarán- participó desde la Congregación de la Doctrina de la Fe en la investigación  del condenado, y ya fallecido, fundador de la Congregación Legionarios de Cristo, Marcial Maciel.

De este modo, monseñor Scicluna viajó a Chile y realizó la misión de investigar a fondo y escuchar a numerosas víctimas y a personas de la Iglesia local para tener más elementos. 

Fue claro, que la misión realizada no fue superficial. En total, el enviado papal escuchó el testimonio de más de 60 personas, no solo de víctimas -incluidas las tres personas que ahora se encuentran en Roma- sino también a sacerdotes, obispos y representantes de la diócesis de Osorno, actual diócesis del obispo Barros.

Actualmente, el Santo Padre ha pedido “oraciones por la Iglesia de Chile en este momento doloroso, esperando que estos encuentros puedan desarrollarse en un clima de serena confianza y sean un paso crucial para remediar y evitar para siempre los abusos de conciencia, de poder y, particularmente, sexuales en el seno de la Iglesia”, afirmó Greg Burke.

Evitar los abusos, al centro de la reforma 

En esta línea cabe destacar que durante la última reunión del Consejo de cardenales que asesora al Papa en la reforma de la Iglesia, que se llevó a cabo del 23 al 25 de abril dentro de los muros vaticanos, el cardenal Sean O'Malley actualizó al Papa y a los presentes del Consejo “sobre los muchos esfuerzos que se están realizando en todo el mundo para la protección de niños y adultos vulnerables”. 

De hecho, la semana pasada se llevó a cabo la reunión plenaria de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores, presidida por O’Malley, en la que escucharon los testimonios de los miembros recién nombrados, provenientes de Brasil, Etiopía, Australia e Italia. El cardenal reiteró que una prioridad en su trabajo es el partir “de la experiencia de las personas, continuando la labor de escucha de  las víctimas y recibiendo sus experiencias” y destacó la gran competencia de los miembros de la Comisión que representan muy bien la variedad de las culturas del mundo. 

Pronto, una nueva Constitución de la Curia

Por último, me parece importante resaltar que finalmente los consejeros del Papa están por aprobar el borrador de la nueva Constitución Apostólica de la Curia Romana que entregarán al Papa sus consultas adicionales y su aprobación final.

La próxima reunión del Consejo de cardenales, que será del 11 al 13 de junio, podría atender esta cuestión. Entre los muchos temas que formarán el tan esperado documento, se encontrarán obviamente la cuestión de la Curia romana “al servicio del Santo Padre y de las Iglesias particulares”, el carácter pastoral de las actividades curiales, “la proclamación del Evangelio y el espíritu misionero” y el funcionamiento de la tercera sección de la Secretaría de Estado.

Más información en Twitter @mercedesdelat y en Facebook 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·