Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

La presión islamista en Libia provoca el éxodo de cristianos: dos congregaciones italianas y el vicario apostólico, en breve. Dos españolas se quedan en la zona este

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En Libia, especialmente en la región de la Cirenaica, la tensión de los islamistas aumenta cada día y varias comunidades religiosas se han marchado o piensan hacerlo. Es muy posible que el vicario apostólico deba imitarles. En el este, donde la situación no es tan grave, dos españolas de San Vicente de Paúl están dispuestas a permanecer allí.

La llamada 'primavera árabe' en Libia supuso acabar con el régimen dictatorial de Gadafi. Sin embargo, la inestabilidad no ha cesado desde el final de la guerra y la muerte del dictador. Los extranjeros, en general, están en situación de máxima alerta por posibles ataques islamistas. Los religiosos están en mayor riesgo. No llega al 1% el volumen de católicos, pero ya comienzan a ser abiertamente perseguidos. Y no es que Gadafi fuera santo de la devoción cristiana, precisamente.

En el caso de los españoles, solo permanecen en Libia dos religiosas de San Vicente de Paúl que están en contacto permanente con los legación diplomática por si fuera necesaria su evacuación urgente. Por ahora no se marcharán puesto que la región este no es tan peligrosa como la cirenaica. Los planes de evacuación están recién revisados y preparados para su puesta en marcha con la comunidad espñola residente en el país magrebí.

La Congregación de la Sagrada Familia de Spoleto ha dejado Derna, población costera al nordeste, donde también un sacerdote polaco fue agredido. Las Hermanas Franciscanas del Niño Jesús han salido de Barce, cerca de Benghasi, y parece solo el comienzo. Monseñor Martinelli, vicario apostólico en la región, probablemente salga del país en estos mismos días según explica la agencia Fides, ya que se prevén fuertes manifestaciones hacia el 20 de febrero y podrían derivar en nuevos asaltos contra elementos no musulmanes.

"Lamentamos tener que reducir nuestras actividades en esa zona porque hemos construido una relación muy fuerte y hermosa, hecha de testimonianza y amistad con el pueblo de Libia, que por desgracia en los últimos tiempos se ve afectado por la presencia de fundamentalistas. Estos no representan la identidad del pueblo libio sino que son una de las muchas expresiones de la sociedad libia de hoy", resaltó el prelado. Eso sí, la presencia cristiana no desaparecerá por completo, ya que dos comunidades religiosas se quedarán en Benghazi, una pequeña comunidad en Tobruk y otra pequeña comunidad de hermanas de la India en Beida.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·