Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Familia

Uno de los doctores le insultó a la madre llamándola “egoísta”

Médicos de Canadá proponen la eutanasia a una joven discapacitada y un año después, su salud mejora

La madre ha enviado una queja formal al centro por presionarla para someter a su hija al suicidio asistido

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Coalición para la Prevención de la Eutanasia resalta en su web la historia de Candice Lewis, una joven de 25 años discapacitada. Su madre Sheila Elson se molestó profundamente cuando el doctor Aaron Heroux del hospital Labrador-Grenfell Health de Canadá, ofreció la muerte asistida para su hija que sufre discapacidades múltiples, entre otras espina bífida, parálisis cerebral y trastorno crónico convulsivo.

Candice Lewis con su madre. Candice Lewis con su madre.

Alex Schadenberg, Director Ejecutivo de la Coalición para la Prevención de la Eutanasia con sede en Londres, publica en su blog, la historia de esta familia. La madre declaró a  CBC News Newfoundland que las palabras de este médico fueron “suicidio asistido” y que era legal en Canadá. “Me sorprendí y dije que no estaba realmente interesada y el doctor me dijo que era una egoísta”. 

Una carta de Sheila Elson publicada en Northern Pen, relata que ha pasado 25 años cuidando a su hija, luchando por obtener los servicios que necesitaba. Sin embargo, en septiembre de 2016, el doctor Aaron Heroux le presentó la opción de muerte asistida para Candice porque, según el especialista, su hija se estaba muriendo.

“El doctor Heroux me sacó de la habitación y en el pasillo me sugirió la muerte asistida para mi hija. Me quedé estupefacta y le dije que no consideraba esta opción. Entonces me espetó que estaba siendo egoísta y que no creía que mi hija pudiera comprender plenamente lo que él me estaba sugiriendo”, afirma la madre.

Sin embargo, Candice escuchó la conversación desde su habitación y la comprendió. Según la madre, las palabras del doctor le causaron angustia emocional. 

Emocionalmente agotada

"Todavía estoy muy preocupada por esta situación, siempre está en mi mente. Estoy emocionalmente agotada. Veo que también ha sido muy estresante para Candice y una de mis principales razones para escribir esta carta es que no quiero que ninguna otra familia tenga que pasar por esto ", escribe.

Hace unos meses, el hospital Labrador-Grenfell Health respondió a la queja formal que Sheila Elson envió al centro. Los responsables se disculparon por la demora en pedir perdón y lamentaron que no sintiera que su familia fuera tratada con dignidad durante la estancia en el hospital y que los médicos involucrados no pretenden ninguna falta de respeto. 

Pero la madre ha quedado muy decepcionada con esta respuesta. La Coalición para la Prevención de Eutanasia siempre ha declarado que no se puede separar la actitud del médico o enfermera que propone la eutanasia del hospital.  

Excelente atención en otro hospital

Un año después de este suceso, el periódico Northern Pen señala que Candice está mucho mejor de salud, después de recibir excelente atención en otro hospital, el St. John´s de Terranova (Canadá).

Según su madre, Candice no ha tenido convulsiones, es capaz de alimentarse, caminar con ayuda, usar su iPad, y está más enérgica y comunicativa desde su estancia en este hospital, tal y como estaba hace seis años”.

La legalización de la eutanasia otorga a los médicos el derecho de proporcionar la inyección letal a sus pacientes. La Coalición para la Prevención de Eutanasia considera que la actitud de los médicos hacia la "calidad de vida" de Candice se basó en actitudes negativas y discriminatorias hacia las personas con discapacidad. Los doctores pensaron que Candice estaba mejor muerta.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·