Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El sorprendente mensaje de la próxima Jornada de las Comunicaciones Sociales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un tema que, el Papa Francisco ha explicado, coincide con el actual camino sinodal sobre la familia pero que ha sorprendido a muchos, pues no habla de nuevas metodologías o de cultura digital.


Un artículo de...

Mercedes  De La Torre
Mercedes De La Torre

Corresponsal en el Vaticano

Más artículos de Mercedes De La Torre »

“Comunicar la familia: ambiente privilegiado del encuentro en la gratuidad del amor”, ha sido el tema del recién publicado mensaje de la Jornada de las Comunicaciones Sociales de 2015. Tras el anterior -y primero del Pontificado de Francisco- en el que animaba a construir una ‘cultura del encuentro’ ahora el Papa nos sugiere reflexionar en las primeras comunicaciones en familia para “comunicar de modo más auténtico y humano” y para “observar la familia desde un nuevo punto de vista”.

El Papa ha elegido el episodio evangélico de Lucas que narra la visita de María a su prima Isabel para explicar que “el seno materno que nos acoge es la primera ‘escuela’ de comunicación, hecha de escucha y de contacto corpóreo, donde comenzamos a familiarizarnos con el mundo externo en un ambiente protegido y con el sonido tranquilizador del palpitar del corazón de la mamá” y asegura que este encuentro “es nuestra primera experiencia de comunicación” una experiencia que “nos acomuna a todos, porque todos nosotros hemos nacido de una madre”.

Posteriormente, el Papa recuerda que después de llegar al mundo, permanecemos en un “seno” que es la familia. “Un seno hecho de personas diversas en relación” y cita la Evangelii Gaudium para explicar que la familia es el “lugar donde se aprende a convivir en la diferencia”, refiriéndose a las “diferencias de géneros y de generaciones, que comunican antes que nada porque se acogen mutuamente, porque entre ellos existe un vínculo” en el que es posible “dar porque hemos recibido, y este círculo virtuoso está en el corazón de la capacidad de la familia de comunicarse y de comunicar; y, más en general, es el paradigma de toda comunicación”.

Por otro lado, el Pontífice explica que en la familia también “se transmite esa forma fundamental de comunicación que es la oración” y recuerda que “la mayor parte de nosotros ha aprendido en la familia la dimensión religiosa de la comunicación, que en el cristianismo está impregnada de amor, el amor de Dios que se nos da y que nosotros ofrecemos a los demás”.

Además, el Papa Francisco precisa que en la familia es posible entender “lo que es verdaderamente la comunicación como descubrimiento y construcción de proximidad” gracias a la capacidad de “abrazarse, sostenerse, acompañarse, descifrar las miradas y los silencios, reír y llorar juntos, entre personas que no se han elegido y que, sin embargo, son tan importantes las unas para las otras”.

En esta línea,  advierte que la familia es “más que ningún otro, el lugar en el que, viviendo juntos la cotidianidad, se experimentan los límites propios y ajenos, los pequeños y grandes problemas de la convivencia, del ponerse de acuerdo” y asegura que “no existe la familia perfecta, pero no hay que tener miedo a la imperfección, a la fragilidad, ni siquiera a los conflictos; hay que aprender a afrontarlos de manera constructiva. Por eso, la familia en la que, con los propios límites y pecados, todos se quieren, se convierte en una escuela de perdón”.

Asimismo, el Papa aborda los medios de comunicación modernos “irrenunciables sobre todo para los más jóvenes” para explicar que pueden “obstaculizar como ayudar a la comunicación en la familia y entre familias” y advierte que “la pueden obstaculizar si se convierten en un modo de sustraerse a la escucha, de aislarse de la presencia de los otros, de saturar cualquier momento de silencio y de espera” pero también “la pueden favorecer si ayudan a contar y compartir, a permanecer en contacto con quienes están lejos, a agradecer y a pedir perdón, a hacer posible una y otra vez el encuentro”.

Por último, el Papa Francisco anima a restablecer “una mirada capaz de reconocer que la familia sigue siendo un gran recurso, y no sólo un problema o una institución en crisis” a pesar de que algunos medios de comunicación “tienden en ocasiones a presentar la familia como si fuera un modelo abstracto que hay que defender o atacar, en lugar de una realidad concreta que se ha de vivir; o como si fuera una ideología de uno contra la de algún otro, en lugar del espacio donde todos aprendemos lo que significa comunicar en el amor recibido y entregado”.

En este sentido, concluye que “la familia más hermosa, protagonista y no problema, es la que sabe comunicar, partiendo del testimonio, la belleza y la riqueza de la relación entre hombre y mujer, y entre padres e hijos”.

Twitter: @mercedesdelat


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·