Miércoles 23/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

Vatileaks 2: Lombardi, Chaouqui y Vallejo Balda

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pasado 4 de febrero, el padre Federico Lombardi, SJ ex portavoz del Vaticano, presentaba su libro titulado “Vatileaks 2. El Vaticano ante la prueba de la justicia de los hombres”. Según declaraba en rueda de prensa, el caso del juicio por la fuga de documentos reservados es uno de los que más le ha provocado dolores de cabeza.

La agencia Rome Reports recogía sus palabras: "El objeto del libro es informar sobre cómo funciona y actúa la Magistratura vaticana; y ofrecer documentación fidedigna sobre cómo ha afrontado la cuestión de la libertad de prensa”. 

En el libro, escrito junto al periodista Massimiliano Menichetti, recoge las crónicas del proceso contra el sacerdote Ángel Vallejo Balda, su colaboradora Francesca  Chaouqui, su secretario y dos periodistas italianos. 

El proceso concluyó en julio de 2016 con el sacerdote condenado a prisión, la mujer condenada pero con la pena suspendida y los demás absueltos. 

El martes le tocó su turno a la publicista italiana. Chaouqui, presentó su libro “En el nombre de Pedro”.

Al parecer, según publica el corresponsal de ABC en el Vaticano, Juan Vicente Boo, el libro contiene abundantes ataques contra Vallejo Balda y el cardenal australiano George Pell, jefe de la secretaría de Economía del Vaticano, mientras que la autora se presenta como una heroína, una especia de Juana de Arco, condenada a la hoguera por defender al Papa Francisco de toda una camarilla de traidores.  

Boo explica que este volumen incluye numerosos comentarios y chismes sobre asuntos vaticanos de su cómplice en la filtración de documentos, el sacerdote español Lucio Ángel Vallejo Balda, condenado a 18 meses de prisión y que fue puesto en libertad condicional por el Papa en navidades, a falta de purgar su pena que finalizará en el mes de abril.

Mientras tanto, el sacerdote español Lucio Vallejo Balda, permanece en un prudente y penitente silencio, al menos, hasta cumplir el total de su condena.

Zenón de Elea. 


“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·