Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

El Papa conmemora el día internacional para la eliminación de la violencia contra la mujer

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El 25 de noviembre se celebró el día internacional para la eliminación de la violencia contra la mujer. El Papa emprendía su largo viaje a África con una agenda repleta y completa. Parecía que en el día de ayer no le cabía ni una reunión más. Pero no fue así. Antes de partir para el continente africano, el santo Padre recibía, a las 7.15 de la mañana, a un grupo de mujeres víctimas de la violencia. Eran once mujeres con seis niños, procedentes de una casa de acogida para víctimas de violencia contra la mujer y de trata de prostitución.

Esta Casa de Acogida está dirigida por una congregación religiosa, en un pueblo de la región italiana del Lazio. Las mujeres eran de cuatro nacionalidades: Italia, Nigeria, Rumanía y Ucrania.

Al igual que esta casa de acogida, un número elevado de instituciones de la Iglesia Católica promueven proyectos para favorecer la cultura y la educación de la mujer. Cuanta más formación reciban las mujeres, menos posibilidades de ser víctimas de violencia. Aunque desgraciadamente, no es la única medida para evitar este problema.

Una de estas ONG es Manos Unidas. Esta Asociación de la Iglesia Católica en España para la ayuda, promoción y desarrollo del Tercer Mundo, desarrolla unos cuantos programas para la promoción de la mujer. Algunos de ellos son, por ejemplo dos programas que desarrollan en la India: uno para mejorar la capacidad profesional de trabajadoras sanitarias rurales y otro para prevenir el tráfico de mujeres en Balasore, en el distrito de Jaleswar de Orisa. Es este distrito, solo el 26% de las mujeres están alfabetizadas.

Acoger a mujeres víctimas de violencia en casas tuteladas es una medida necesaria. Pero es un primer paso. La gran labor radica en darles formación y educación para que puedan alcanzar independencia y seguridad. Y antes que todo esto, educar de una vez por todas a tantos hombres en la igualdad. Su fuerza física les sirve para proteger, y no para maltratar.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·