Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

El prelado reconoce haber admitido a sacerdotes sin verdadera vocación

Francisco acepta la renuncia de un obispo italiano por encubrir casos de abuso infantil

El Centro para la Protección de Menores del Vaticano afirma que monseñor Mario Oliveri es culpable de haber acogido en su diócesis a religiosos implicados

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Papa ha aceptado la renuncia de monseñor Mario Oliveri, obispo de la diócesis de Albenga-Imperia, en Liguria, por encubrir casos de abuso infantil. El Centro para la Protección de los Menores ha reconocido a Oliveri culpable por acoger en su diócesis a sacerdotes y religiosos responsables de conductas delictivas, desde el robo hasta abuso de niños.

Monseñor Mario Oliveri, obispo de la diócesis de Albenga-Imperia, en Liguria. Monseñor Mario Oliveri, obispo de la diócesis de Albenga-Imperia, en Liguria.

El blog del Centro para la Protección de los Menores (CCP) publica esta noticia recogida en el diario italiano La Repubblica. Francisco sustituye a este obispo por Monseñor Guglielmo Borghetti, coadjutor de la diócesis desde marzo de 2015.

Después de un año de investigación, el CCP ha declarado culpable a Oliveri por encubrir decenas de escándalos sexuales en las parroquias de sus diócesis. Según publica La Repubblica de Italia, el nuncio apostólico Adriano Bernardini, después de una visita de inspección a Albenga-Imperia, ha presentado un expediente donde se documentan los hechos.

El obispo Oliveri ha reconocido que el principal fallo ha sido recibir en los últimos años, numerosos consagrados que presentaban conductas inadecuadas y sacerdotes aspirantes sin una verdadera vocación, lo cual ha generado en varios escándalos, desde el cortejo, a publicaciones de desnudos en Facebook, terminado por el robo en parroquias hasta casos de pedofilia.

Se despide con “dolor”

Por su parte, Mario Oliveri se despide en su página web con “dolor” y con estas palabras: “No he venido por mi propia cuenta, sino enviado por la voluntad del papa san Juan Pablo II; ahora les dejo el ministerio del obispo de Albenga-Imperia por un acto sobrenatural de comunión eclesial con el sucesor de Pedro, Francisco”.

Y prosigue: “Os dejo con dolor, porque me ha gustado todo lo que he hecho en los casi veintiséis años”.

Además, añade que tiene muchas razones para “confiar en la Divina Misericordia y darle gracias por su continua asistencia y donación de gracia y bendiciones, pues nunca he caído en el desánimo o la decepción, incluso en la cara de lo menos bueno que había en algunos aspectos, sobre todo en la vida de la Iglesia en estos largos años de mi episcopado”. 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·