Miércoles 22/11/2017. Actualizado 11:22h

·Publicidad·

Mundo

Obispos y laicos organizan la I asamblea conjunta para luchar por un país más justo

Católicos de Venezuela piden al Papa una posición más eficiente: “No tenemos miedo a Maduro”

Agradecen a Francisco su apoyo, pero demandan más compromiso del Vaticano porque el pueblo está desalentado y necesita hechos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los católicos de Venezuela han sentido muy de cerca al Papa Francisco en sus últimas actuaciones. Sin embargo, consideran que la comunidad internacional podría “poner freno a un gobierno que ha firmado todos los tratados internacionales y no cumple ninguno”. Por esta razón, piden que “los mediadores, especialmente el Vaticano, que tiene peso en la sociedad venezolana, adopten una posición más activa y eficiente. El pueblo necesita hechos”.

Mujeres de presos políticos venezolanos se encadenaron en el Vaticano el pasado 4 de diciembre. Mujeres de presos políticos venezolanos se encadenaron en el Vaticano el pasado 4 de diciembre.

Obispos y Laicos organizan la I asamblea conjunta titulada “Iglesia en comunión, hacia una Venezuela más justa y creyente”. Esta reunión se enmarca dentro de la CVII Plenaria Ordinaria del episcopado venezolano que se celebra del 7 al 12 de enero.

Esta I asamblea conjunta de obispos y laicos, comenzó ayer y termina hoy lunes 9 de enero y está organizada por el departamento de Laicos de la CEV y el Consejo Nacional de Laicos de Venezuela. Tiene por objetivo construir, desde el discernimiento y el diálogo, líneas de acción a fin de dar respuestas concretas a las exigencias y desafíos actuales, que permitan a obispos y laicos -Iglesia en comunión- proponer y trabajar ideas claves para la transformación socio-política venezolana.

En declaraciones a Religión Confidencial, laicos que trabajan en la diócesis de Caracas consideran que en esta asamblea conjunta se van a posicionar en la misma onda en que se están moviendo hasta el momento: impulsar la lucha pacífica y democrática contra el Gobierno de Nicolás Maduro, medida que apoya la Santa Sede.

Pero estos católicos lamentan que las voces que se oyen provengan solamente de los pastores más que de los laicos. “En este aspecto del compromiso político, el gigante sigue dormido y con un somnífero”, sostienen.

En su opinión, para cambiar el gobierno de Maduro, los cristianos de Venezuela deben, en primer lugar, estar al lado del pueblo venezolano, tengan el credo o ideas políticas que tengan, luchando codo a codo con ellos, sobre todo con los partidos representados en la Mesa de la Unidad Democrática. A ellos les toca buscar el apoyo internacional”.

"Últimas pataletas del ahogado" 

Por otra parte, los cristianos también deben apoyar el “malogrado diálogo, del que mucho se habla fuera, sin saber lo que pasa dentro. No se puede dialogar con quién miente descaradamente y, para colmo, usa la liberación de unos cuantos presos políticos (que nunca cometieron delito alguno) como una especie de trueque”, declaran las mismas fuentes.

Y, en tercer lugar, hay que “orar con el corazón y la cabeza y, como dice el Papa, mirando la realidad con crudeza y con dulzura. Sembrar esperanza en medio de una situación de tristeza, desaliento generalizado, al no conseguir lo más elemental para alimentación y medicinas”. En este sentido, aseguran a este Confidencial, que “no tienen miedo al gobierno de Maduro. Son las últimas patadas de ahogado”.

Cierta decepción con el Vaticano

Católicos españoles y de otras partes del mundo, no comprendieron por qué Francisco no recibió a las mujeres de opositores venezolanos cuando se encadenaron en la Plaza de San Pedro (si se ha reunido con ellas en otra ocasión) y, en cambio, si recibió a Maduro en el Vaticano.  

“El Papa vio a Maduro en el Vaticano porque éste pidió una audiencia al hacer una escala en Roma y el Santo Padre recibe a todos los jefes de Estado si pasan por el Vaticano. Respecto a no recibir a las mujeres de los opositores venezolanos, nos parece una ocasión perdida para asumir una postura profética ante una esposa que reclama la salida de la cárcel injusta de su esposo y demás presos políticos que, actualmente creemos que quedan todavía 105”, afirman estos católicos.

En este sentido, consideran que el “silencio de la Institución eclesiástica y del Vaticano generó cierta sensación de frustración y decepción en el pueblo llano y sencillo de Venezuela”, afirman.

Nombramiento del cardenal venezolano 

Sin embargo, agradecen al Papa sus últimas actuaciones, como por ejemplo, nombrar un segundo cardenal de Venezuela, precisamente a monseñor Baltasar Porras, uno der los pastores venezolanos más críticos con el Gobierno. “Su nombramiento fue una puñalada trapera para el gobierno. Ya lo insultaban antes y lo calumniaban, ahora con mucha más alevosía”, declaran a Religión Confidencial las mismas fuentes.

También se han sentido arropados con Francisco al saber que ha enviado cartas personales a Maduro, cartas que “no se han hecho públicas, pero se sabe” y también, al mencionar expresamente a Venezuela en el mensaje de Navidad.

Pero este grupo de laicos católicos considera que para cambiar la situación en Venezuela se necesitan más acciones. “Muchas reuniones y declaraciones en organismos internacionales, y cientos de cumbres gastando miles de dólares, mientras que no vemos ningún resultado, sino todo lo contrario, gente recogiendo comida de la basura”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·