Martes 12/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Conferencia Episcopal

No tiene precedentes "que en una sociedad rica, sana y sin guerra disminuya la población". Los obispos ven en la familia la pieza clave contra la crisis

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

"No parece exagerado afirmar que la nuestra es una sociedad enferma", dicen los obispos en el documento "La verdad del amor humano" que acaban de presentar. Recuerdan que "no hay ciudadanos rectos y justos si no hay familia verdadera y sana", en palabras de Martínez Camino, que se pregunta cómo es posible que una sociedad en la que comida y salud están cubiertas y en la que no hay enfrentamientos armados, no traiga nuevos niños al mundo. Los últimos datos del INE muestran una caída de la natalidad del 3,5%.

Para el secretario general de la Conferencia Episcopal Española, monseñor Martínez Camino, el problema radica en que "no se informa bien de lo que está en juego". Por eso el documento presentado después de tres Asambleas Plenarias -aunque en la primera no dio tiempo a tratarlo- no solo plantea cómo está la situación de la familia sino que propone una toma de conciencia por parte personas y gobernantes porque la familia es "más importante que las finanzas. No tenemos sociedad si no tenemos familias. Su aportación es de tal magnitud que es difícilmente calculable".

Aunque el texto será acogido con enormes críticas por algunos sectores de la sociedad, los obispos han querido dejar claro que el documento se propone "a los católicos españoles y a todos los que deseen escucharnos, de manera particular a los padres y educadores". Aborda la cuestión de la homosexualidad pero desde la perspectiva del amor conyugal entre hombre y mujer. Reitera las palabras del Catecismo recuerda que los homosexuales "deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará respecto a ellos todo signo de discriminación injusta".

Los dos grandes temas en los que hace hincapié son la ideología de género, como una tendencia que pretende que el género se puede construir sin que importe la sexualidad, y el espiritualismo que pretende desligar cuerpo y alma. El sentimentalismo como forma de entender el amor también es abordado en el documento, que critica "la privatización del amor como si fuera solo un sentimiento privado" en el que no importa la relación con los demás.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·