Jueves 24/08/2017. Actualizado 11:40h

·Publicidad·

Zoom

No comáis del plato de la cristiana

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El testimonio que la joven madre sudanesa, encarcelada y torturada por su fe cristiana, ha dado a la CNN desde su encierro obligatorio en la Embajada de Estados Unidos, es desgarrador. La joven, que, sin saberlo, se ha convertido en ejemplo de la lucha por la libertad religiosa, fue maltratada y encarcelada incluso aunque estaba embarazada. Dio a luz en la cárcel, con los pies encadenados, acompaña solo por una matrona y entre inexistentes medidas de higiene.

Pero lo más llamativo de su testimonio es cómo narra las críticas que recibía por el hecho de ser cristiana. Aseguraba que los responsables de la prisión donde permaneció encarcelada decían a las otras internas que no compartiesen con ella la comida puesto que era cristiana. Las acusaciones de abandono de la fe musulmana son falsas, puesto que ella era cristiana, como sus padres, desde su nacimiento.

Esta desgarradora historia se está produciendo con demasiada frecuenta en algunos Estados fallidos de África en los que la falta de seguridad ha dado margen de maniobra a los islamistas radicales. Los cristianos son, otra vez, el blanco de los que ponen el nombre de Alá excusa para sus propias guerras.

Zenón de Elea

 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·