Domingo 22/04/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

Menos personas marcan la casilla del IRPF. Es necesario contar mejor lo que hace la Iglesia Católica

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Conferencia Episcopal Española ha presentado los datos de la asignación tributaria registrados a favor de la Iglesia católica en la Declaración de la Renta de 2017, correspondiente a la actividad económica desarrollada en 2016.

En la declaración de 2017, la cantidad destinada por los contribuyentes a la Iglesia católica aumenta en 7 millones de euros y alcanza los 256,21 millones de euros, un incremento del 2,83% con respecto al año anterior. Es la cifra más alta desde el comienzo del actual sistema de asignación tributaria en 2007. Todos los datos se pueden ver en la web de la CEE.

Sin embargo, el número de personas que han marcado la X ha descendido sobre el año pasado. Este ejercicio han sido 8,5 millones los contribuyentes que han destinado a la Iglesia el 0,7% de sus impuestos, es decir, el 33,54%, descendiendo en 1,39% en relación al ejercicio anterior.

El caso es que el vicesecretario general para Asuntos Económicos de la CEE Fernando Giménez Barriocanal ha dicho que no está ni “contento ni satisfecho con estos datos” y ha manifestado que se necesita contar mejor a la sociedad lo que hace la Iglesia Católica.

Independientemente de las razones que ha dado sobre por qué ha descendido el número de contribuyentes –  aduce son por las nuevas maneras de declarar, de manera telemática-  muchas personas, católicos o no, demandan más transparencia a la Iglesia Católica, más comunicación, más feed-back.

No se trata solo de explicar lo qué hace la Iglesia Católica, sino de ir todos a una, obispos y fieles. Me parecen muy incoherentes las amenazas de algunos católicos al asegurar que ya no van a poner la X a favor de la Iglesia cuando no les ha gustado la reacción de algún obispo en algún asunto político o social. La Iglesia no es un conjunto de obispos, la forman todos los católicos, religiosos y laicos.

Pero también me deja un tanto sorprendido cuando muchos fieles preguntan a los obispos la razón de alguna de sus decisiones con ánimo de entender y no de juzgar, y no hay respuesta por parte de los prelados.

Por eso, necesitamos más comunicación y unidad de unos con otros. Y entre todos, explicar detalladamente cómo se emplea ese dinero de los contribuyentes.

Zenón de Elea. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·