Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

Un guiño del Papa al cariño de las redes sociales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Eran las palabras más esperadas. Benedicto XVI se asomaba por última vez como Papa al balcón desde el que, en tantas ocasiones, ha dirigido el rezo del Ángelus, ha regalado a los fieles una de sus catequesis, y se ha referido en diversas lenguas al mundo. En esta ocasión, esa imagen en el balcón iba a ser la última y miles de personas quisieron ir a Roma para compartir ese peculiar momento.

Entonces, cuando se iba a referir en español a los millones de fieles de Hispanoamérica y de España, no solo se acordó de los allí presentes sino de los muchos que estaban siguiendo el momento por los medios de comunicación social. Y fue un paso más allá porque expresó claramente su agradecimiento por los muchos mensajes de cariño que había recibido a través de estos medios.

Y es que el papa Benedicto XVI, a pesar de su avanzada edad, ha sido el artífice de la explosión evangelizadora en el terreno digital. El mismo Papa que ya en su visita a México se planteaba la renuncia -según se ha sabido casi un año después- porque las fuerzas le fallaban literalmente a cada paso, no dudó en poner en marcha su propia cuenta de Twitter para comunicarse con un mundo que lo siguió en masa.

Quizá por esa presencia en el Continente Digital, sus habitantes, los internautas seguidores de Cristo, en particular los de habla hispana, se dispusieron a agradecer al Santo Padre sus ocho años de pontificado. Y han surgido emotivas iniciativas, como la de grabarle el aplauso más largo que se le regalará en Twitter, la de convertir su adiós en Trending Topic y alguna más que está por llegar.

En un mensaje de estos días un sacerdote se preguntaba si alguien habría pasado al Papa la explosión de cariño que la gente le manifestaba en las redes. No cabe duda de que así ha sido porque lo ha dicho, muy claro, en su último Ángelus desde el balcón de San Pedro. Ese puñado de palabras son el mejor espaldarazo para mantener viva esa nueva evangelización que ha encontrado en la red una vía de multiplicación.

Zenón de Elea

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·