Martes 12/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

De cómo Miguel Delibes anticipó (en parte) 40 años la última encíclica del Papa Francisco

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Algunas personas, dotadas de singular talento y visión de futuro, tienen la capacidad de anticipar las tendencias y los problemas fundamentales que más tarde acaban por calar en el conjunto de la sociedad. Como ejemplo de ello, valga el discurso que pronunció en el año 1975 el escritor Miguel Delibes con motivo de su ingreso en Real Academia Española. Unos párrafos de dicho discurso dicen así: “El verdadero progresismo no estriba en un desarrollo ilimitado y competitivo, ni en fabricar cada día más cosas, ni en inventar necesidades al hombre, ni en destruir la Naturaleza, ni en sostener a un tercio de la Humanidad en el delirio del despilfarro mientras los otros dos tercios se mueren de hambre, sino en racionalizar la utilización de la técnica, facilitar el acceso de toda la comunidad a lo necesario, revitalizar los valores humanos, hoy en crisis, y establecer las relaciones Hombre-Naturaleza en un plano de concordia. (…) El hombre, obcecado por una pasión dominadora, persigue un beneficio personal, ilimitado e inmediato y se desentiende del futuro. Pero, ¿cuál puede ser, presumiblemente, ese futuro? Negar la posibilidad de mejorar y, por lo tanto, el progreso, sería por mi parte una ligereza; condenarlo, una necedad. Pero sí cabe denunciar la dirección torpe y egoísta que los rectores del mundo han impuesto a ese progreso". 

El discurso completo de Miguel Delibes, titulado El sentido de progreso desde mi obra, puede leerse pulsando en el siguiente enlace.

- Zenón de Elea.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·