Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

Critican a Francisco por atribuir los problemas de América Latina al liberalismo económico y no al socialismo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La entrevista realizada al Papa Francisco por el diario El País, sigue trayendo cola, muchas alabanzas y unas cuantas críticas.

Un editorial de El País de Uruguay arremete contra Francisco por decir lo siguiente: "El problema es que Latinoamérica está sufriendo los efectos […] de un sistema económico en cuyo centro está el dios dinero, y entonces se cae en las políticas de exclusión muy grande. Y se sufre mucho. Y, evidentemente, hoy día Latinoamérica está sufriendo un fuerte embate de liberalismo económico fuerte, de ese que yo condeno en Evangelii gaudium cuando digo que "esta economía mata". Mata de hambre, mata de falta de cultura […]. Porque los sistemas liberales no dan posibilidades de trabajo y favorecen delincuencias”.

Y continúa este editorial: “¿En qué planeta vive el Papa para pensar que el problema de América Latina, pululada y hundida por el socialismo del siglo XXI y sus aliados más timoratos sufre los efectos del liberalismo económico? ¿Cómo puede agarrársela con el liberalismo cuando calla frente a las flagrantes violaciones de los derechos humanos Venezuela donde, literalmente, está muriendo gente por causas evitables en cualquier país? ¿Qué piensa que sentirán los feligreses liberales cuando escuchan a la máxima autoridad de su religión tratarlos de cipayos y vende patrias?”

Le acusan de “no tener idea de lo que está hablando”, porque “los países más prósperos, más justos y con mejores indicadores sociales son los que tienen los mejores índices de libertad económica”.

Y prosiguen: “Con sus palabras insulta y ofende a cientos de miles de sus propios feligreses que creen de buena fe en las ideas que ataca como si fuera un político de barricada en vez del sucesor de San Pedro. Sencillamente resulta chocante que quien ha pretendido recrear una Iglesia de puertas abiertas y misericordiosa, destrata de esa forma a tanta gente de buena voluntad”.

Seguro que el Papa recibe estas críticas de forma constructiva, las escuchará y las analizará. Lo que es reproblable es el tono del editorial: demasiado hiriente, o cuanto menos, agresivo.

Zenón de Elea.





·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·