Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

¿Merece la pena asistir? Ustedes verán

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Habrá Misa de la Familia Cristiana. Será el día 30 de diciembre, festividad de la Sagrada Familia, en Colón. Después de 6 años, esta fiesta se mantiene. Ya es una institución. Aguantar el frío navideño merece la pena.

Fuentes cercanas a la organización revelaron a ABC que la fiesta de las familias se mantiene un año más. Esperemos que no sea el último. Cuando nació esta fiesta, por iniciativa de Kiko Arguello y de Antonio María Rouco Varela -cardenal arzobispo de Madrid-, parecía que iba a ser algo puntual. Muchos pensaron que era una reivindicación contra las políticas de José Luis Rodríguez Zapatero. Pero era algo más que una muestra política. Era una celebración, como una macro fiesta para celebrar la familia de Nazaret, modelo de vida. Y por qué no, una fiesta para "salir del armario", y mostrar orgullosos lo que somos.

He tenido la suerte de asistir a todas las ediciones, y cada año contemplo la belleza de esta reunión. Familias al completo venidas de toda España, incluso de Europa. Padres estresados con 5 niños que no piensan en otra cosa que en jugar, como protesta ante el madrugón. Pequeños legañosos con el teléfono de sus papas pintados en las frentes. Parejas de novios dadas de la mano. Abuelos sentados en tenderetes improvisados, cubiertos de capas. Y sobre todo, mucha alegría. Café, guitarras, vaho que sale de la boca. Gran espectáculo el de la familia cristiana.

¿Merece la pena asistir? Ustedes verán. Nos podemos quedar en casa, y ceder el escenario público a otras mal llamadas familias. Podemos ver la fiesta de las familias desde la televisión, pero entonces será la televisión la que no nos verá a nosotros. Y mientras tanto, en la caja tonta, en la prensa, y en general en el mundo de la cultura sólo aparecen modelos familiares alternativos, mientras que las únicas familias cristianas que salen están frustradas o son tan panolis que no saben que existe otra forma de vida. Estoy harta de ver caricaturas grotescas de matrimonios de profesores de religión, que por detrás llevan una doble vida. Nos quieren dar a entender que el modelo de la familia cristiana está fuera de onda. ¿Merece la pena asistir? Ustedes verán. Yo por mi cuenta, voy a preparar el termo, y las bufandas.

chelizpaula@gmail.com

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·