Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

Francisco fue prudente en La Vanguardia

Montserrat utiliza al papa Francisco para justificar la consulta soberanista en Cataluña

Un monje de la Abadía catalana pone en el punto mira al Cardenal Cañizares y a Monseñor Braulio Rodríguez, arzobispo de Toledo.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En un artículo, titulado L'Església i el procés sobiranista a Catalunya (La iglesia y el proceso soberanista en Cataluña), Josep Miquel Bausset, monje de la Abadía benedictina de Montserrat, plantea que tanto la doctrina social de la Iglesia como el derecho internacional justifican la consulta por la independencia de la comunidad autónoma catalana.


Los obispos catalanes durante la visita ad limina Los obispos catalanes durante la visita ad limina

Cuando Francisco fue preguntado la semana pasada en el diario La Vanguardia sobre si le preocupa el conflicto entre Catalunya y España, el papa respondió con cautela: “Toda división me preocupa”.  Y continuó diciendo que “el caso yugoslavo es muy claro, pero yo me pregunto si es tan claro en otros casos, en otros pueblos que hasta ahora han estado juntos. Hay que estudiar caso por caso. Escocia, la Padania, Catalunya Habrán casos que serán justos y casos que no serán justos, pero la secesión de una nación sin un antecedente de unidad forzosa hay que tomarla con muchas pinzas y analizarla caso por caso”.

Pese a la prudencia mostrada por el Santo Padre, un monje benedictino de la abadía catalana de Montserrat, Josep Miquel Bausset, ha querido mencionarle en un artículo entre las figuras de la iglesia que están a favor de una manera u otra de las independencias, metiendo todas sus formas en el mismo saco.

Así, en la parte del artículo donde menciona los apoyos que tiene la consulta soberanista dentro de la Iglesia de Cataluña: “el cardenal Jorge Mario Bergoglio, el actual papa Francisco, destacaba en su tiempo como arzobispo de Buenos Aires la importancia de la Iglesia argentina, hace dos siglos, en la independencia de ese país”. Le señala asi veladamente como una figura más a favor de este hecho.

La Constitución a la misma altura que El Credo

El artículo comienza con una mención directa al Cardenal Cañizares, “que declaró la unidad de España 'bien moral'” y al arzobispo de Toledo, Braulio Rodíguez, que con motivo de la muerte del ex-presidente Adolfo Suárez, y con el pensamiento puesto en la consulta del 9 de noviembre, decía el 24 de marzo: “hemos de vivir con intensidad el tiempo que nos toca y acero todo lo posible para que no vayamos a rupturas, sino a Convergencias que es lo que en estos momentos necesita Nuestro país. Hay que desechar el demonio de la ruptura y de no tener a la Consttución como ley principal que rige nuestra convivencia”.

Ante esto el monje benedictino lanza el siguiente juicio: “Nada menos que el arzobispo habla del 'demonio de la ruptura'. Poco más y pone la Constitución a la misma altura que el Credo”

Obispos a favor de la consulta

Bausset continúa diciendo que “afortunadamente, tanto el Abad de Montserrat, como los obispos de Cataluña han destacado la legitimidad del derecho de decidir. Entre ellos el arzobispo de Urgell, Joan Enric Vives y el obispo de Girona, Francesc Pardo, quien afirmaba el 23 de abril pasado: "Es del todo necesario conocer la opinión real de todos o de la mayoría de ciudadanos de Cataluña, que tenemos el deber y el derecho de manifestar la propia opinión y decisión en cuestiones importantes y decisivas '”. También hace referencia al arzobispo Desmond Tutu, recientemente premiado por la Generalidad.

La doctrina social de la Iglesia y el derecho internacional

El artículo llega a su fin aportando argumentos de la Doctrina Social de la Iglesia y del derecho internacional para justificar que “en el proceso que vive Cataluña, lo más democrático es respetar la voluntad del pueblo. Sólo hay que recordar algunos documentos como: La Carta de las Naciones Unidas; El Convenio Internacional sobre Derechos económicos, sociales y culturales; y El Tribunal Internacional de Justicia”.



·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·