Viernes 24/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Acude a un acto invitado por la institución de la Obra de la Iglesia

Rouco: “Que el rey diga a los obispos ‘Nos debemos preparar bien para la Navidad’ habla mucho de él”

El cardenal y arzobispo emérito de Madrid, distendido y animado durante la visita a una parroquia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo emérito de Madrid, ha visitado una parroquia encomendada a la institución de la Obra de la Iglesia, situada en el barrio madrileño de clase media de Moratalaz. Celebró la misa y participó en la merienda y los actos organizados por los parroquianos.

El cardenal arzobispo emérito de Madrid, Antonio María Rouco, en la parroquia de la Presentación de Madrid. El cardenal arzobispo emérito de Madrid, Antonio María Rouco, en la parroquia de la Presentación de Madrid.

La parroquia de la Presentación, encomendada a la Obra de la Iglesia, celebraba un homenaje D. Mario Ángel Lobo García, párroco durante muchos años de esta Iglesia. Invitaron para esta ocasión a Rouco Varela quien se mostró distendido, animado, y confiando a los parroquianos algunos sucesos personales de su vida, como pudo comprobar Religión Confidencial.

Así, por ejemplo, narró la visita que los reyes realizaron el lunes pasado a la Conferencia Episcopal. “Las palabras del rey Felipe estuvieron bien, fue un buen discurso, pero lo mejor fue lo que dijo al final y de manera espontanea. El monarca recordó que el próximo domingo empieza el adviento, y extendió una invitación a todos, empezando por él. Dijo: “Nos deseamos que nos preparemos bien espiritualmente para  la Navidad. Que un rey pronuncie estas palabras, dice mucho de él. ¡Espero que nadie le critique!”.

El actual párroco de la Iglesia, el padre José así como todos los presentes, agradecieron a Rouco su presencia en este acto a D. Marío, “un cura excepcional. No ha habido muchos como él.  Pura bondad y la bondad no es una cosa tan fácil. Fue un cura santo”, afirmó el cardenal.

El arzobispo emérito relató como en los años setenta, cuando en este “nuestro Moratalaz se producían ciertos conflictos políticos, el sacerdote Mario Lobo alentó a los demás curas y parroquias de la zona a mantenerse en la fe”, señaló.

Uno de los asistentes le recordó al cardenal, que en una visita anterior cuando era arzobispo de Madrid, Rouco les alentó a tener el Santísimo expuesto todo el día. “Usted nos dijo que en Moratalaz había supermercados, médicos, bares, de todo, pero no había parroquias abiertas. Una señora le dijo que la Iglesia se podía exponer a robos, y usted  le contestó que, aunque nos robasen, merecía la pena mantener la Iglesia abierta. Desde entonces, la parroquia de la Presentación expone el Santísimo Sacramento desde las 7 de la mañana hasta las 10 de la noche”.

El cardenal agradeció la presencia de los parroquianos y de muchas familias que habían acudido con sus hijos. “Acabo de venir del consistorio de cardenales en Roma y no se ven niños. No hay niños. El gran drama de Europa es el descenso de la natalidad. Y luego dicen que peligran las pensiones. ¡Cómo no, si no hay niños!”, subrayó.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·