Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El Papa aún confía en Bertone

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En un gesto poco habitual, Benedicto XVI envió una carta poco antes de irse de vacaciones en la que ratificaba su confianza en el Secretario de Estado y le agradecía su cercanía y sus consejos en estos momentos difíciles.

La Secretaría de Estado es el departamento del Vaticano más afectado por la fuga de documentos. En especial, la figura del cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado, se ha visto sensiblemente debilitada. Han corrido ríos de tinta en la prensa nacional y extranjera sobre las luchas internas y de poder que se tejían en el Vaticano y hace pocos días los rumores de rotación en el cargo de Secretario de Estado eran más fuertes que nunca.

En un gesto poco habitual, el Papa ha enviado una carta al cardenal Bertone en la que ratifica su confianza en él. Le agradece su "discreta cercanía" y "sus sabios consejos". Renueva la confianza que depositó en cuando le nombró en el cargo y lamenta profundamente las críticas que ha sufrido en los últimos meses.

Llamativos son los términos en los que se dirige el Papa a Bertone: le llama "querido hermano" y le recuerda que a pesar de la fuga de información y de los rumores de luchas internas, él sigue confiando en la capacidad del Secretario de Estado para desempeñar su cargo. Interesante carta, pero más interesante me parece cómo Benedicto XVI reacciona ante la actualidad.

La maquinaria, a grandes rasgos, podría definirse así: salta la bomba informativa, el scoop o la filtración de turno, y los periodistas producimos artículos interminables en los que con mayor o menor acierto citamos fuentes anónimas y gargantas profundas.

Lejos de pensar en un Papa anciano, desinformado, ajeno o despreocupado de la actualidad, Benedicto XVI sabe qué se dice de él y del Vaticano en los medios de comunicación y, sin embargo deja que corran los ríos de tinta sin perder la calma. Y llegado el momento, con una tranquilidad envidiable, para en seco a la opinión pública y da su opinión al respecto. No entra en el juego de dimes y diretes, sino que de manera breve, sencilla y con precisión alemana explica cómo ve él la situación y qué piensa él al respecto.

Lo lleva haciendo desde 2005 y con las aguas revueltas de los últimos meses no ha cambiado de sistema y ahora, antes de irse de vacaciones lo ha vuelto a hacer. Una carta dirigida al cardenal Secretario de Estado en la que explica su opinión sobre las críticas que se han escuchado en los últimos meses y sobre su cargo en la Secretaría de Estado. Una estrategia comunicativa a la alemana basada en el "más claro, agua".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·