Domingo 22/07/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Defensa de la vida hasta su fin natural

Cuando el Papa arremete en contra de la eutanasia

Anima a dialogar con los hombres y mujeres de buena voluntad. La Academia de la Vida convoca un seminario en febrero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

No han faltado los debates y las diversas interpretaciones de las palabras de Francisco. 

El Papa Francisco con un grupo de discapacitados. El Papa Francisco con un grupo de discapacitados.

Un artículo de...

Mercedes  De La Torre
Mercedes De La Torre

Corresponsal en el Vaticano

Más artículos de Mercedes De La Torre »

En diversas ocasiones el Papa ha abordado cuestiones de bioetica que han despertado numerosas controversias. En el caso de Italia, las palabras del obispo de Roma han sido citadas incluso por parlamentarios durante diferentes propuestas de ley.

En la Jornada por la vida de 2016, el Pontífice aprovechó la oración del Angelus en la plaza de san Pedro para unirse a los obispos italianos y solicitar a diversas instituciones “un compromiso educativo y social renovado a favor de la vida humana desde la concepción hasta su fin natural”.

La eutanasia siempre es ilícita

En noviembre de 2017, el Vaticano hospedó un importante congreso europeo organizado por la Pontificia Academia para la Vida y la  Asociación Médica Mundial sobre las cuestiones del final de la vida.

Profesionales médicos, autoridades jurídicas, expertos en cuidados paliativos y ética médica se reunieron con teólogos y filósofos de más de 30 países en el Aula Vecchia del Sínodo.

Esta cita de dos días obtuvo mucha resonancia cuando el Papa intervino con un mensaje escrito  dirigido al presidente de la Pontificia Academia para la Vida, monseñor Vincenzo Paglia en el que el Pontífice remarcó claramente que la eutanasia “sigue siendo siempre ilícita”.

En tal ocasión, Francisco exhortó también a evitar el ensañamiento terapéutico cuando animó a “no activar o suspender el uso de medios desproporcionados, es decir, a llevar a cabo una acción que tiene un significado ético completamente distinto de la eutanasia”. Por lo que varios interpretaron erroneamente como un signo de la aprobación eclesial al poner fin a la vida.

Diálogo abierto

Previamente el Papa había invitado, en octubre de 2017, a los miembros de la Pontificia Academia para la Vida durante su Asamblea plenaria anual a sumar fuerzas con los hombres y mujeres de buena voluntad porque aseguró que nos encontramos en una “verdadera revolución cultural”.

En su discurso, Francisco insistió  en el “acompañamiento responsable a la vida humana, desde su concepción y durante todo su curso hasta el fin natural” trabajo que implica -dijo- “discernimiento e inteligencia de amor para hombres y mujeres libres y apasionados, y para pastores no mercenarios”.

En esta línea, el Santo Padre afirmó estar seguro de que “no faltan hombres y mujeres de buena voluntad, así como académicos y estudiosos de orientación diferente en la religión y diferente visión antropológica y ética del mundo, que comparten la necesidad de aportar una sabiduría más auténtica de la vida a la atención de pueblos, en vista del bien común”. De este modo, el Papa remarcó que “se puede y se debe establecer un diálogo abierto y fecundo con los muchos interesados en la búsqueda de razones válidas para la vida humana”.

Por su parte, la Pontificia Academia para la Vida promueve diferentes iniciativas a través del proyecto Palliative Life (Pal-life) que está convocando a expertos internacionales  en cuidados paliativos para participar a un seminario a finales de febrero, como es el caso del médico español Carlos Centeno.

Twitter: @mercedesdelat 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·