Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:07h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Cuba mira al futuro

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los discursos de Benedicto XVI son un bisturí de cirujano que corta fino pero profundo.

Los discursos de Benedicto XVI son claros y contundentes para quienes saben leerle. Sus afirmaciones precisas pueden pasar desapercibidas a quienes no valoran en conjunto y con perspectiva las homilías y discursos que el Papa ha realizado en su viaje a Cuba. O para quienes esperan una declaración apoteósica.

Raúl Castro recibió a Benedicto XVI con un discurso en el aeropuerto de Santiago de Cuba apologético. En lo que tendría que haber sido unas palabras de bienvenida, Castro utilizó ese momento para condenar el embargo de Estados Unidos y ensalzar los logros de la 'solidaridad' de Cuba y las buenas relaciones que el gobierno de la isla mantiene con el Vaticano.

El presidente Castro se glorió de que "la constitución cubana garantiza la plena libertad religiosa de todos los ciudadanos", a pesar de que desde hace 52 años no se ha podido construir una iglesia nueva en la isla y no tiene hospitales ni escuelas.

Benedicto XVI es un intelectual, y como tal sabe cómo, cuándo y donde pronunciarse. Por eso el Papa dijo de manera sutil pero contundente que Cuba está mirando al futuro y que el país necesita "hombres que no se dejen manipular por estrechos intereses". Una manera de poner en evidencia que la isla tiene que dar un paso adelante y dejar atrás el sistema que han llevado hasta ahora. Una maniobra inteligente que se dará por completa cuando pronuncie todos los discursos previstos en la isla. Aunque las consecuencias vendrán con el tiempo y con la perspectiva que los años darán a este viaje histórico.

Por Blanca Ruiz Antón.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·