Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

Benedicto XVI se reunirá en mayo con el cineasta Manuel Oliveira y otros artistas portugueses

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El presidente del Pontificio Consejo para la Cultura de la Santa Sede, el arzobispo monseñor Gianfranco Ravasi, desveló este martes en Valencia que el Papa se reunirá en mayo con artistas portugueses, entre ellos el cineasta Manuel Oliveira. Ravasi destacó el deseo de Benedicto XVI de potenciar el diálogo fe-razón, incluyendo pensadores y artistas ateos.

Manuel Oliveira es el director de cine más prestigioso de Portugal, con una amplísima filmografía conocida internacionalmente. Ha dirigido 40 películas y ha recibido galardones como el León de Oro del Festival de Venecia (1985), o la Palma de oro del Festival de Cannes (2008).

El 'ministro de Cultura' vaticano anunció, además, la intención del Pontificio Consejo para la Cultura de celebrar varios encuentros en los próximos meses en la sede de la UNESCO, en la universidad de la Sorbona y en la Academia Francesa, todas ellas en París, a través del “Patio de los Gentiles”, institución creada por su propio dicasterio para impulsar el diálogo con el ámbito del ateísmo. Durante la inauguración de la cátedra “Fides et Ratio” de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir (UCV), monseñor Ravasi afirmó que el cristianismo “tiene siempre una función dentro de la cultura”, aunque en algunas de sus expresiones ésta “pueda ser completamente secular o laica”. De hecho, la capacidad de conocimiento de la persona tiene “varios niveles, además del científico”, como el de la fe, la teología, la poesía o el amor. Pese a que cada uno de los niveles “tiene su método propio”, cabe la posibilidad, dijo, de que “entren en contacto y se encuentren”.

Señaló que la religión “favorece las respuestas fundamentales que todo hombre se hace acerca de la vida, la muerte, el dolor, la justicia o la verdad”. Del mismo modo, los Diez Mandamientos constituyen “un punto de referencia universal” para la ética, concluyó.