Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

El diagnóstico de Paco Vázquez sobre las relaciones entre el Gobierno de Zapatero y la Santa Sede: lo importante son los acuerdos de cooperación internacional

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Paco Vázquez asegura a XL Semanal que Rodíguez Zapatero está muy interesado "siempre" por la opinión del Papa menos en cuestiones como el aborto, el matrimonio homosexual, o los acuerdos de financiación de la Iglesia, y sitúa los ámbitos de relación "importantes" entre Madrid y el Vaticano en asuntos como "la cooperación internacional, iniciativas sociales y culturales o Latinoamérica".

Las denuncias, comunicados, cartas pastorales de los obispos españoles, las movilizaciones promovidas por sectores católicos en España, además de las referencias realizadas por Benedicto XVI a las leyes promovidas por el Gobierno español, como la ley de matrimonio homosexual, la anunciado del aborto, o la financiación de la Iglesia, no han empañado las relaciones entre el ejecutivo de Rodríguez Zapatero y la Santa Sede. Ese es el balance del Paco Vázquez en su etapa como embajador.

En una entrevista que ha sorprendido tanto en ámbitos del Gobierno como en ámbitos eclesiásticos, el embajador español ante la Santa Sed afirma que "hay muchos ámbitos en los que nos entendemos bien: la cooperación internacional, iniciativas sociales y culturales, Latinoamérica... eso es lo importante", añade. Entre las gestiones más difíciles ante la Santa Sede, el ex alcalde de La Coruña destaca la beatificación de los mártires de la Guerra Civil, una ceremonia en la que fue partidario de que se celebrara en la Plaza de San Pedro, postura de la que se felicita porque, afirma, "fue un acierto", porque cumplió con su doble faceta, "la religiosa, y la conciliadora".

A las "sorprendentes" declaraciones realizadas por el embajador español, se ha sumado la fotografía del embajador español que acompaña la información. Vázquez aparece con los pies encima de la mesa, una imagen que no ha gustado en el Gobierno.