Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

19 de ellos van en silla de ruedas

50 peregrinos de Madrid acudirán a la Jornada Mundial del Enfermo en Nazaret

La Delegación de Pastoral de Salud organiza este viaje a Tierra Santa. Benedicto XVI impulsó este día de conmemoración que se celebra el 11 de febrero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Hospitalidad de Jesús de Nazaret es una asociación privada y laica de fieles, pertenecientes al Arzobispado de Madrid. Con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo convocada por el Papa, que se celebra este año en Nazaret el 11 de febrero, la peregrinación que organiza este año a Tierra Santa cuenta con más personas. 

Una peregrinación a Tierra Santa organizada por la Hospitalidad Jesús de Nararet. Una peregrinación a Tierra Santa organizada por la Hospitalidad Jesús de Nararet.

La Delegación de Pastoral de Salud del Arzobispado de Madrid pidió a la Hospitalidad Jesús de Nazaret que le ayudara en la organización de una peregrinación a Tierra Santa, con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo. Y esta asociación se puso manos a obra.

“Este año llevamos a un grupo de 50 personas con 19 en silla de ruedas, lo que comporta un esfuerzo común evidente”, señala a Religión Confidencial su presidenta, Ana Palacios, que ha trabajado toda su vida como enfermera y ahora se decida exclusivamente a la Hospitalidad.

El objetivo principal de esta entidad, contituida en 2008, es llevar el mayor número de personas al encuentro con Jesús en su tierra mediante peregrinaciones a los santos lugares. "Todos somos peregrinos que vamos al encuentro con Jesús y todos somos instrumentos unos de otros para conseguir este objetivo. Tierra Santa es una esperanza para todos”, explica a RC su presidenta.

Esta madrileña, madre de seis hijos y abuela, señala que el hospitalario, tanto hombres como mujeres, trabaja para que toda persona, tenga o no alguna limitación, pueda llegar a los Santos Lugares y descubrir el misterio de Jesucristo.

“El regalo que hemos recibido de Dios es haber podido hacer una Tierra Santa accesible, por lo que podemos ofrecer esta peregrinación a todo tipo de personas, familias, amigos, grupos parroquiales, etc., tengan o no algún miembro con limitaciones más o menos severas, que de otro modo, hubiera resultado imposible por sus limitaciones motoras, edad, dietas, acompañamiento, etc.”, explica a RC Ana Palacios.

La Hospitalidad siempre busca alojarse en lugares cristianos. En la próxima peregrinación se hospedarán en Belén, en el orfanato de las Hijas de la Caridad; en Jerusalén, en la Casa Nova Franciscana y en Nazaret, en la Casa Nova Franciscana.

Miedo al conflicto bélico

Respecto a si los peregrinos tienen miedo debido al conflicto bélico de la zona, Ana Palacios señala que “la labor de la custodia franciscana en los santos lugares es de vital importancia para que podamos cumplir el objetivo de alcanzar las cimas de los Santos Lugares. Debemos ver la convivencia multirreligiosa de Tierra Santa (judíos, musulmanes y cristianos) desde su propia riqueza”.

Según la misión específica en el contexto de la nueva evangelización, otro de los objetivos de la Hospitalidad Jesús de Nazaret es “precisamente la ayuda y colaboración con nuestra iglesia (cristianos) de Tierra Santa. La manera concreta con la que La Hospitalidad realiza esta misión es la repercusión que provoca en los grupos de peregrinos en Tierra Santa. Por ejemplo, un grupo de 40 personas repercute en 205 familias que viven allí, entre hospedaje, camareros, chofer, guías de santos lugares, etc. Esto significa una gran ayuda para asegurar la continuidad de las familias cristianas en Tierra Santa”, explica la presidenta.

Esta próxima peregrinación se realizará del 5 al 14 de febrero, de norte a sur, pisando todos los Santos Lugares.  Normalmente son de 8 días, pero esta es un poco más larga, 10 días, ya que se unirán a la celebración de la Jornada Mundial del Enfermo. El precio es 1.596 euros.

La línea aérea que utilizan es la israelí ELAL y los autobuses, conducidos tanto por cristianos como por musulmanes, están adaptados a las personas incapacitadas.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·