Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

“El Líbano encarna un mensaje fundamental”, recuerda el nuevo patriarca maronita

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El obispo de Jbeil (Biblos), Bechara Boutros Rai, de 71 años, es el nuevo patriarca de la Iglesia maronita, cuya sede se encuentra en Bkerke (Líbano). Su elección por unanimidad ha sido recibida con alegría entre los fieles libaneses y en el Vaticano. Asumirá formalmente el cargo el próximo 25 de marzo, fiesta de la Anunciación, una vez que el Papa confirme su designación.

En el caso de las Iglesias patriarcales, su Sínodo tiene derecho a elegir a su propio patriarca, que solicita la comunión eclesiástica al Papa. El Sínodo además tiene competencias para elegir a los obispos de las eparquías (o diócesis, usando la terminología latina) con el consentimiento del Papa, y también puede erigir eparquías en su territorio. Hay seis Iglesias patriarcales: caldea, armenia, copta, siria, maronita y melquita.

El lema del nuevo patriarca, “Comunión y caridad”, es muy parecido al adoptado por el Sínodo de octubre pasado, “Comunión y testimonio”. La orientación del Sínodo de las Iglesias orientales católicas de Oriente Medio y las directrices del Sínodo Maronita Patriarcal (2003-2006), que exigen una puesta al día de la Iglesia Maronita en consonancia con las orientaciones del Concilio Vaticano II, absorberán gran parte de su tiempo.

Con su habitual cortesía, el obispo de Jbeil, que ha presidido la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, dio las gracias por la “alegría, felicidad y amor” que caracterizó el “cónclave” que lo eligió patriarca, recibiendo el apoyo de un grupo de obispos que desean un cambio radical de estilo, con la esperanza de que sea un hombre de reforma, que siga en la línea de la firmeza nacional encarnada por el patriarca Sfeir durante los años de la guerra.

Para el nuevo patriarca, su elección es un “regalo” que su antecesor Sfeir hizo a la Iglesia en su jubileo patriarcal, al renunciar voluntariamente a su cargo por motivos de edad; está a punto de cumplir 91 años. Monseñor Rai elogió al anterior patriarca por “su espíritu de oración, la paciencia, la mansedumbre, el amor, la constancia, la sumisión a la providencia y la capacidad para llevar la cruz”. También dio las gracias a Benedicto XVI por sus oraciones y expresó la total sumisión filial de la Iglesia maronita a la Santa Sede.

El patriarca Rai aseguró sus oraciones para que “el Líbano supere su crisis y llegue a ser consciente de que encarna un mensaje fundamental, como afirmó el gran Papa y dentro de poco beato Juan Pablo II, que nos recordó que el Líbano es un modelo y un mensaje para Occidente, un mensaje que llevamos en nuestras oraciones en un momento en que Oriente está atravesando momentos difíciles y peligrosos”.

 

Alfonso Bailly-Bailliére

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·