Martes 21/02/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Conferencia Episcopal

No buscan privilegios pero tampoco que se margine el hecho religioso

El Gobierno contará con la Iglesia en el gran Pacto Educativo

Los obispos fueron convocados por el ministro Méndez Vigo. Le pidieron integrar la Religión en una laicidad positiva en lugar de sacarla de las aulas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo, ha desvelado en rueda de prensa que el ministro de Educación y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez Vigo, se adelantó y convocó a los obispos españoles a una reunión informativa el pasado 18 de octubre, para conocer su opinión acerca de un posible Pacto Educativo con todos los grupos políticos.

Los obispos reunidos en la 108 Asamblea Plenaria. Los obispos reunidos en la 108 Asamblea Plenaria.

Según se desprende de las palabras de Gil Tamayo, ha sido el Gobierno quien se ha adelantado al llamar a los obispos para conocer su punto de vista, después de que éstos vinieran reclamando la necesidad de un gran Pacto Educativo que dejará a un lado las cuestiones partidistas.

“La Iglesia tiene una palabra y debe ser escuchada”, dijo el portavoz de la CEE durante la rueda de prensa que ha ofrecido para dar a conocer los trabajos de los obispos españoles reunidos en la 108 Asamblea Plenaria mantenida del 21 al 25 de noviembre.

Y es que la Iglesia católica tiene palabra en la educación española puesto que cuenta con 2.600 centros católicos en los que trabajan más de 123.800 empleados y en los que estudian 1,4 millones de alumnos. Además, en el país hay más de 25.000 profesores de Religión católica y 3,5 millones de estudiantes eligen la enseñanza religiosa católica, recoge Europa Press.

Los obispos pidieron al ministro que la clase de Religión católica esté presente en el currículum por varias razones: por un derecho constitucional, que ampara a los padres a educar a sus hijos conforme a sus convicciones; no es un acuerdo solo con la Iglesia católica sino con otras confesiones; la Iglesia no busca privilegios, pero tampoco quiere que se margine el hecho religioso, porque la religión tiene “todo el derecho del mundo a estar presente en el desarrollo educacional de la persona”, afirmó Gil Tamayo.

En esta línea, la pretensión de la Iglesia es integrar la Religión en una laicidad positiva en lugar de reivindicar su salida del horario escolar y que la Religión católica vuelva a ser de oferta obligatoria (y elección voluntaria) en Bachillerato.

No se trata de quien tiene mayor influencia

El portavoz de la CEE subrayó que la disposición de la Iglesia es de mano tendida,  buscando lo que une y “desarrollar un proyecto educativo donde no se trate de ver quién ocupa mayor influencia sino el bien de los niños y jóvenes españoles. En el camino habrá que hablar y ver las propuestas".

En la reunión con Méndez de Vigo estuvieron presentes, por parte de la CEE, el propio Gil Tamayo, el obispo de Segovia, César Franco, y el director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza, José Miguel García Pérez.

En la rueda de prensa, Gil Tamayo también subrayó sobre la conveniencia de que el Estado ayude a la familia y elaborar un Pacto por la Familia para crear las condiciones favorables (vivienda, trabajo y conciliación) para que muchos jóvenes emprendan el camino del matrimonio.

En esta Asamblea Plenaria, los obispos también han aprobado el Presupuesto del Fondo Común Interdiocesano.