Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

El arzobispo de Barcelona mantuvo antes un contacto con Junqueras

Omella trasladó a Mariano Rajoy su disposición a ser mediador en la crisis de Cataluña

Durante la reunión en La Moncloa con asistencia de Osoro. La Generalitat busca implicar a la Iglesia en la búsqueda de salidas al conflicto

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El arzobispo de Barcelona, cardenal Juan José Omella, mostró el martes, en Moncloa, ante el presidente del Gobierno su disposición a trabajar, si se lo plantean formalmente, como mediador para buscar salidas a la crisis de Cataluña.

Oriol Junqueras y Juan José Omella. Oriol Junqueras y Juan José Omella.

Lo comentó durante la discreta reunión celebrada en la tarde del martes, por iniciativa de Mariano Rajoy, entre el presidente y los arzobispos de Madrid y Barcelona, Osoro y Omella, información que adelantó en exclusiva Religión Confidencial. Un encuentro del que ni La Moncloa ni el Arzobispado de Madrid facilitaron ninguna información.

A esa cita en La Moncloa no fueron invitados el presidente de la Conferencia Episcopal, cardenal Ricardo Blázquez, ni el vicepresidente, cardenal Antonio Cañizares.

La presencia de Carlos Osoro en la entrevista de La Moncloa se relaciona con su papel de posible interlocutor privilegiados del Gobierno, por razones de cercanía, pero también con la buena sintonía y relación con el Papa Francisco que le atribuye.

La Generalitat llama a la puerta de la Iglesia

La Generalitat ha abierto la puerta a buscar posibles negociadores o mediadores en el conflicto catalán, incluso de personalidades u organismos internacionales, una de ellas, bastante avanzada según fuentes oficiosas: implicar a la Iglesia católica, a través del arzobispo de Barcelona, cardenal Juan José Omella, y del abad de Montserrat, Josep Maria Soler, todo ello con conocimiento del Vaticano.

El 20 de septiembre, precisamente el día en que la Guardia Civil irrumpió en dependencias oficiales de la Generalitat, entre ellas la consejería de Economía, y detuvo a catorce altos cargos, Oriol Junqueras almorzó en el Palacio Episcopal de Barcelona con el arzobispo.

Posteriormente, Omella habría informado a la secretaría de Estado del Vaticano del contenido del almuerzo, y, según fuentes oficiosas del Govern, poco después Omella mantuvo un discreto encuentro con Puigdemont en el Palau de la Generalitat.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·