Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

Los rotarios celebran su centenario en un monasterio a pesar de que impiden hablar de religión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los rotarios del Distrito 2203 de Rotary, uno de los tres distritos en que se divide Rotary España, y que engloba más de 80 Clubs Rotary de la Comunidad Valenciana, Murcia, Baleares y Andalucía, han elegido el Real Monasterio de El Puig de Santa María (Valencia) para celebrar el centenario de la Fundación Rotaria.

El acto tendrá lugar hoy, viernes, a las 21 horas, con la proyección de la imagen conmemorativa del centenario de la Fundación Rotaria en la fachada del monasterio con acompañamiento musical. Contará con la asistencia de Isidoro Alés, gobernador del Distrito 2203 de Rotary Internacional; con la alcaldesa de la ciudad, la socialista Luisa Salvador – gobierna gracias a un pacto con Compromís -; y representantes de la Comunidad Mercedaria del Monasterio de El Puig de Santa María.

Rotary International es una organización mundial, integrada por líderes empresariales y profesionales, que brinda servicios humanitarios, alienta la práctica de elevadas normas de ética en todas las ocupaciones y contribuye al desarrollo de la buena voluntad y de la paz en todo el mundo.  

Me han confirmado que desde el Distrito 2203 de Rotary, “aproximadamente hay un millón y medio de rotarios en todo el mundo, en los más de 31.000 clubes rotarios que funcionan en 166 países”. La Fundación Rotaria transforma las donaciones en proyectos.

Tal como afirman los rotarios, se trata de una organización aconfesional y apolítica. En diversos clubes rotarios se manifiesta expresamente que “se puede hablar de todo, menos de religión y de política”.

Eligen para celebrar su centenario un monasterio, y asistirá la Comunidad Mercedaria. La Orden de la Merced, católica, fundada por San Pedro Nolasco en 1218, tiene, además de los tres votos tradicionales de pobreza, castidad y obediencia, el de liberar a otros más débiles en la fe, aunque su vida peligre por ello.

Si es aconfesional, podrían haber elegido los rotarios otro lugar distinto a un monasterio. Los mercedarios podrían justificar su ausencia en el acto: no es que su vida peligre, pero tal vez la coherencia de unos y otros – rotarios y mercedarios – sí está en peligro. O los rotarios buscan en este tipo de “confusión”  difuminar la relación que algunos estudiosos establecen con la masonería, llamándoles a los rotarios “hermanos menores de los masones”, con unos principios muy similares.

Zenón de Elea. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·