Martes 27/06/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Los obispos catalanes contentos con la visita ad limina

El Vaticano rompe el silencio sobre la independencia de Cataluña y pide prudencia sobre esta “cuestión política”

Primeras declaraciones de la Secretaría de Estado sobre la situación política en Cataluña. El secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin , opta por mantener alejada la Santa Sede de este tema.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:


Los obispos catalanes durante la visita ad limina Los obispos catalanes durante la visita ad limina

En una entrevista  publicada en Vatican Insider -el digital sobre el Vaticano de referencia-, cuando le preguntan sobre "la independencia de Cataluña" Parolin contesta que "la Santa Sede no debe tomar una posición sobre este punto. Es una cuestión política ".

En una breve respuesta Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, argumenta "sabemos que también dentro de Cataluña hay posiciones diversas. La Santa Sede ha de llamar a la prudencia, debe recordar los grandes principios que son los del bien común y el respeto a cada uno ". Y añade que "dicho esto, no creo que la Santa Sede deba entrar en el tema específico de la cuestión catalana".

Las declaraciones son del mismo día que el Papa Francisco se reunía con los obispos catalanes en Roma y al día siguiente de la visita a la Secretaría de Estado. Se producen después de que los obispos catalanes no quisieran revelar cómo se ha enfocado este tema durante la visita "ad limina". Todo, la misma semana que el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez , dijo que el papa estaba preocupado por la posible "secesión" de una parte de España. También el ministro de Exterior,  José Manuel García-Margallo , habló de la preocupación del Vaticano por este tema.

Hasta ahora el nuncio de la Santa Sede en España, Renzo Fratini , era el único miembro de la curia vaticana que había hecho una intervención pública sobre el proceso soberanista. Parolin aboga por la línea más prudente y en que la Santa Sede no se pronunciará públicamente.