Jueves 25/05/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

L’Osservatore cuestiona el Nobel "políticamente correcto" a Obama por su postura sobre al aborto

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El diario oficioso del Vaticano, L'Osservatore Romano, ha cuestionado la concesión del Nobel de la Paz a Obama por su ambigua postura respecto a “los grandes temas bioéticos, en primer lugar el aborto, que tantas polémicas ha suscitado entre los católicos estadounidenses”. Y señala que este premio “suscita sorpresa y críticas”, pues los “criterios de designación se ven con frecuencia influenciados por un pensamiento políticamente correcto”.

 

Según el artículo, Obama debería recordar a la Madre Teresa de Calcuta quien, al recibir el Nobel de la Paz en 1979, tuvo el valor de subrayar que “la guerra más dura y con mayor número de 'caídos' es la práctica del aborto, legalizado y facilitado también por las estructuras internacionales”.

L'Osservatore Romano recuerda que Juan Pablo II fue durante años un claro y merecido candidato al Nobel de la Paz, pero no le fue otorgada la distinción. Según L’OR, “el Papa Wojtyla era considerado por los miembros del jurado demasiado 'conservador' en algunos ámbitos; y temían que, premiando con él a la Iglesia católica, se privilegiara una confesión religiosa importante en detrimento de otras”.

El artículo también destaca que en los últimos 90 años el premio no se ha concedido a un presidente estadounidense durante su mandato. Tal vez por eso –prosigue– casi todos los analistas consideran el premio como una forma de inclinar a Obama hacia opciones pacifistas.

L’OR considera que las últimas medidas de Obama en Irak y Afganistán “parecen colocarse a medio camino entre una fidelidad a los principios pacifistas proclamados en la campaña electoral y una política más realista, que alguno ha definido como continuación de la del 'belicista' Bush”.

A pesar de todo, y en línea con el portavoz de la Santa Sede, el periódico se alegra “al ver reconocido en el presidente Obama el esfuerzo por el desarme nuclear, y la disposición personal a una política que quiere obtener la paz más que afirmar la potencia estadounidense en el mundo”.