Viernes 18/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Legionarios de Cristo

El papa Francisco sigue de cerca “la recta final” del proceso de renovación de los Legionarios de Cristo

Roma

El Vicario General de la Legión: “el Papa cada vez que encuentra a un legionario hace un comentario para mantenerse informado”.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sylvester Heereman, vicario geneneral de los Legionarios de Cristo dio una conferencia el 22 de septiembre en la que explicó que la Legión se encuentra en la recta final de un proceso de renovación que el papa sigue con mucho interés.

Esos y otros detalles sobre el “estado emocional de los legionarios” son parte de un balance realizado por el vicario general de la congregación, Sylvester Heereman, en una conferencia del 22 de septiembre, cuyo contenido trascendió hasta ahora.

En su discurso el sacerdote, que funge temporalmente como superior tras el alejamiento del director Alvaro Corcuera, aseguró que el Papa Francisco sigue de cerca su proceso de renovación porque “cada vez que encuentra a un legionario hace un comentario”.

Hace más de tres años el entonces Papa Benedicto XVI ordenó que la Legión se sometiera a un profundo proceso de reforma, con el objetivo de hacerle dejar atrás los escándalos inmorales provocados por su fundador, Marcial Maciel.

El responsable de guiar el proceso es el cardenal Velasio De Paolis, quien convocó para enero de 2014 la realización de un Capítulo Extraordinario, es decir una asamblea interna capaz de aprobar unos nuevos estatutos y elegir una nueva directiva.

Por eso la conferencia de Heereman se llamó “recta final”. Pese al paso del tiempo y algunos paulatinos cambios internos, los legionarios aún no se reponen de la crisis en la cual los metió su otrora guía espiritual, Maciel.

Aunque destacó que la “grandísima mayoría de los miembros” se ha involucrado en la reforma con serenidad y buen ánimo, el vicario reconoció que muchos de ellos padecen inquietudes y sufrimientos.

 

Aseguró que varios legionarios sufren por diversos motivos, entre otros por la pérdida de compañeros y amigos que ya no están en esa familia religiosa tras haber salido por pensar o haber dicho la verdad.

“Otro dolor vivido de muchas diversas maneras está relacionado con todo el tema del fundador. En algunos es el dolor del desencanto, el sentimiento de haber sido engañados, en otros es el dolor por la pérdida del modelo de un fundador santo”, indicó.

“Algunos otros, muy pocos, aún batallan los hechos negativos de su vida y sus consecuencias. También se padece la pérdida del renombre de la Legión. Antes presentarse como legionario en muchos lados era visto como algo agradable y hoy no siempre es así”, agregó.

Según Heereman también existen heridas y sufrimientos causados por las críticas, dentro y fuera de la Legión.

Afirmó que sufren aquellos quienes han sido tildados como rebeldes, mientras -por otro lado- le pasa algo parecido a quienes se sienten juzgados, rechazados, simplemente por haber tenido alguna responsabilidad de gobierno en el pasado o haber estado cerca del fundador.

“Es doloroso sentirse objeto de sospecha y desconfianza, por el motivo que sea. Algunos sufren por decisiones que los superiores hemos tomado, otros sufren por decisiones que no se han tomado”, dijo.

“Algunos temen que las decisiones que han tomado el delegado o el gobierno vayan en menoscabo del auténtico espíritu legionario y esto causa una honda preocupación”, añadió.

Para el vicario muchos piensan que la Legión no está obedeciendo a la Iglesia al no hacer una revisión de nuestra vida suficientemente profunda para descubrir realmente todo aquello que necesite purificación.

Confesó que las diversas opiniones internas han sido, y son todavía, fuente de tensiones y contraposiciones. “Hay quienes han sido y son muy felices aquí y les cuesta mucho aceptar cualquier juicio negativo sobre cualquier cosa relacionada con nuestra vida”, aceptó.

Sostuvo que estas personas están cansadas que se entone un “mea culpa” constante, que se les recuerde la necesidad de cambio y conversión, y que se de la impresión que todo lo pasado ha sido malo.

Asimismo estableció que, por otro lado, quienes han tenido verdaderas experiencias negativas tienen inquietud si no perciben que se toma en cuenta su experiencia, si no existe disponibilidad para analizarla o una sana autocrítica. “Hay quienes están viviendo un nuevo enamoramiento de su vocación, un nuevo entusiasmo. Hay quienes sienten todavía confusión sobre la propia identidad, un desencanto con su vocación. Hay quienes ven el futuro con esperanza y quienes sienten inquietante inseguridad por lo que vendrá”, ponderó.

Pese a la difícil situación interna el proceso de reforma avanza y en estos días los legionarios de todo el mundo están votando por los delegados que asistirán al Capítulo de enero, que tendrá lugar en su sede central de Roma. Para el próximo 10 de noviembre ya deberían estar completas las listas de representantes.


“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·