Sábado 23/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

El Papa Francisco en su primera Misa: "Quien no reza al Señor, reza al Diablo"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Primera Santa Misa presidida por el Papa Francisco en la Capilla Sixtina con los cardenales electores y los no electores presentes en Roma. Ha sido una celebración marcasda por la intensidad de la liturgia, vivida en latín, pero con la sorpresa que ha llegado en el momento de la homilía. Sin papeles, con un pequeño esquema, el Papa Francisco ha pronunciado un puñado de frases tan bien hilvanadas como profundas. Dos ideas: la Iglesia es caminar, edificar y confesar a Cirsto y nadie confiesa a Cristo si no es por la Cruz. Una advertnecia: "Quien no reza al Señor, reza al Diablo". Y para saldar cualquier duda sobre sus convicciones teológicas, dejó bien apuntado que la Iglesia sin Cristo es "una ONG piadosa".

La cita, tras el almuerzo en Castelgandolfo, era a las cinco de la tarde en la Capilla Sixtina. El motivo: la primera Misa del Papa Francisco, un día después de su eleción. La sorpresa llegó porque no había papeles. Tampoco mandaron, como es habitual, las palabras embargadas a los periodistas.

En su primera homilía, el hasta ayer cardenal Jorge Mario Bergoblio ha hecho hincapié en tres elementos para construir la Iglesia: caminar, edificar y confesar. En cuanto a la primera afirmó que debemos "tener el coraje de caminar con el Señor", porque si nos paramos "la cosa no funciona". Luego el Papa Francisco habló de la edificación: "Se habla de piedras. Las piedras tienen consistencia, pero debemos ser piedras vivas para edificar a la Esposa de Cristo, su piedra angular". Y explicó cómo es el Espíritu Santo el que permite mantener unidas esas piedras que somos la Iglesia.

En el tercer punto de su primer sermón este jesuita, hasta ahora arzobispo de Buenos Aires, remarcó la necesidad de confesar, de dar testimonio de Cristo y su cruz. "Si no confesamos a Jesucristo nos convertimos en una ONG piadosa", dijo apartándose de todo rumor sobre cualquier vinculación con la teología de la liberación y otros movimientos surgidos tras el Concilio.

"Cuando confesamos a un Cristo sin cruz no somos discípulos del Señor, sino mundanos del diablo. Y todos seremos sacerdotes, cardenales o papas, pero no seremos sus discípulos", afirmaba Francisco desde el ambón y sin papeles. Ha sido muy tajante al respecto: "Quien no reza a Dios, reza al Diablo", ha afirmado tajante.

Acabó su homilía con unas palabras muy alentadoras y se dirigió a los cardenales invitándoles a que "tengamos ganas de construir la única gloria con Cristo Crucificado y así la Iglesia irá adelante. Espero que el Espíritu Santo y la Virgen nos ayude a vivir esto: Caminar, edificar, y confesar a Jesucristo crucificado".

Todo un programa en el pontificado que estará marcado, sin duda, por esa cercanía a Cristo de su esposa la Iglesia.

Les ofrecemos las frases más importantes de la celebración que hemos seguido en directo a través de nuestra cuenta en Twitter, @ReligionConf_

Tres movimientos: caminar, edificar, confesar.

Caminar, edificar, confesar. Caminar, casa de Jacob. Caminemos en la luz del Señor. Esto es lo primero que Dios le dijo a Abraham.

Camina en mi presencia y sé irreprochable, le dijo Dios a Abraham. Nuestra vida es un camino y cuando nos paramos, la cosa no funciona.

Edificar. Edificar la Iglesia. Se habla de piedras. Si no hay piedras, no hay consistencia. Piedras unidas por el Espíritu Santo.

Edificar la Iglesia, la esposa de Cristo, sobre la piedra angular.

El tercer movimiento es confesar. Podemos caminar, edificar, pero si no confesamos sobre Jesucristo, nos convertiremos en una ONG piadosa.

Quien no reza al Señor, reza al Diablo. Quien no reza a Jesucristo, reza a la mundanidad del demonio.

Hay movimientos que no son los del camino. Son movimientos que nos echan para atrás.

Este Evangelio continúa con una situación especial: Tú eres Cristo, el Hijo de Dios vivo. TE sigo, pero no hablemos de la Cruz.

Cuando caminamos, edificamos y confesamos un Cristo sin la Cruz, no somos discípulos del Señor.

Me gustaría que todos tuviéramos la valentía de caminar con la cruz del Señor, de edificar la Iglesia sobre la cruz del Señor.

tengamos ganas de construir la única gloria con Cristo Crucificado y así la Iglesia irá adelante

Os prometo a todos que el Espíritu Santo, que la oración de la Virgen, nos concede esta gracia: caminar edificar, confesar a Cristo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·