Miércoles 23/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

El Derecho Canónico prevé la posibilidad de que el Papa renuncie sin que nadie tenga que aceptarlo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El anuncio de Benedicto XVI de que renuncia al Papado por falta de fuerzas no pillará por sorpresa en lo que a Derecho Canónico se refiere. Desde 1983, fecha en que se promulgó el Código bajo el gobierno de Juan Pablo II, esta posibilidad está detallada. A diferencia de los obispos, el Sumo Pontífice puede hacerlo sin que su renuncia tenga que ser aceptada por nadie.

En el capítulo “Del Romano Pontífice y del Colegio Episcopal” (Parte II, Sección I), canon 332, párrafo 2, explica el Código de Derecho Canónico cómo se produce este proceso y qué condiciones son necesarias: “Si el Romano Pontífice renunciase a su oficio, se requiere para la validez que la renuncia sea libre y se manifieste formalmente, pero no que sea aceptada por nadie”. De ahí la obligatoriedad de que el propio Benedicto XVI en persona lo comunicase al Colegio Cardenalicio. A diferencia de la renuncia a los demás oficios dentro de la Iglesia (canon 189, párrafo 1), no se requiere que sea aceptada por nadie por cuanto el Papa “tiene, en virtud de su función, potestad ordinaria, que es suprema, plena, inmediata y universal en la Iglesia, y que puede siempre ejercer libremente” (canon 331).

Lo siguiente que subraya el Código es que "una vez hecha la renuncia y manifestada, en el modo que sea, a la Iglesia por el Romano Pontífice queda vacante (la sede pontificia) y no puede volverse atrás". Tiempo entonces para que se convoque el cónclave que elegirá al siguiente ocupante de la cátedra de Pedro.

Según la constitución apostólica Universi Dominici Gregis (1996), este lapso dura quince días desde que el Papa fallece o renuncia. En este caso, el portavoz del Vaticano, el jesuita Lombardi, ya ha apuntado que comenzará el 1 de marzo y que habrá nuevo Pontífice "en 15 o 20 días". José San José Prisco, decano de la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad Pontifica de Salamanca, ha comentado a Religión Confidencial que Ratzinger quedará canónicamente a partir de febrero como "un obispo emérito de Roma, sin jurisdicción ni sobre la diócesis ni sobre la Iglesia".

Ha explicado Lombardi que el Papa se trasladará el día 28 a Castel Gandolfo para, una vez elegido al nuevo Pontífice, trasladarse a un monasterio de monjas dentro del Vaticano."El Papa no participará al cónclave, porque habrá terminado su trabajo", ha certificado Lombardi. Con 85 años, el cardenal Ratzinger ya no tiene voto para la elección de un nuevo Pontífice.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·