Jueves 27/07/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

El Papa y el arzobispado de Sidney respaldan al responsable de finanzas del Vaticano

Caso cardenal Pell: fuentes vaticanas sostienen que las acusaciones referidas a hace 35 años, son “falsas”

Hace doce años, en un acto sin precedentes, se auto suspendió como obispo y fue absuelto de los mismos delitos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La policía del estado australiano de Victoria ha imputado al cardenal George Pell, encargado de las finanzas del Vaticano, por presuntos delitos de pederastia, y le ha citado a comparecer ante un tribunal del país el próximo 18 de julio. La Santa Sede ha concedido una excedencia al cardenal para que acuda a la justicia australiana y poder defenderse.

Cardenal George Pell. Cardenal George Pell.

Pell, máximo representante de la iglesia católica australiana, es sospechoso de haber abusado sexualmente de menores cuando era sacerdote en la ciudad de Ballarat (1976-80) y cuando fue arzobispo de Melbourne (1996-2001), ambas en Victoria.

Entre las acusaciones se cuentan la de dos hombres que aseguran que Pell les tocó los genitales de forma inapropiada en la década de 1970, mientras un tercero asegura haber visto al prelado exponerse desnudo ante muchachos jóvenes.

No es la primera vez que es acusado de abusos sexuales. En 2002 también fue acusado y absuelto por los mismos cargos, recoge la agencia Efe.

Fuentes vaticanas cercanas al cardenal Pell consultadas por Religión Confidencial, están convencidas de que las acusaciones son falsas. “Los hechos por los que se le acusa parece ser que ocurrieron en público, en medio de juegos normales y cotidianos, con un grupo de adultos y jóvenes. De ahí a que, de ser así -aunque las mismas fuentes no lo pueden asegurar- “es muy difícil de determinar qué es exactamente lo que ocurrió a la vuelta de 35 años o más”, señalan.

Lo que serían unas simples muestras de afecto dentro de estas actividades parroquiales públicas, donde también había adultos, podrían haber sido interpretadas como abusos sexuales por las víctimas, y esto es lo que la justicia deberá dirimir.

Un duro golpe  

Estas fuentes se lamentan de las acusaciones vertidas contra él.   “Durante largos años, el cardenal Pell ha sido la figura visible y fuerte líder de la Iglesia en Australia: batirle a él resulta un buen golpe”, señalan a RC.

Así mismo, recuerdan que hace doce años, cuando George Pell estaba todavía en Sidney, se produjo una fuerte intentona de procesarlo por esos mismos delitos. “Él se `auto suspendió´ como arzobispo para defenderse hasta que lo absolvieron: no recuerdo otro caso similar de auto suspensión”, subrayan las mismas fuentes.

El Papa ha hecho lo que tenía que hacer

Por su parte, Javier Urra, psicólogo de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, considera que el Papa Francisco ha hecho lo que tenía que hacer: lo mantiene en su cargo (presunción de inocencia) pero no lo protege como Estado Vaticano, para que sea juzgado en su país, Australia.

Urra considera que cualquier persona que tiene relaciones sexuales con niños “tiene un trastorno. Las agresiones sexuales se dan en todas las profesiones y clases sociales. Otra cosa es que mucha gente tiene cargada escopeta contra la Iglesia Católica y tienen interés en golpear la institución. Muchas de las acusaciones contra sacerdotes se quedan en nada, otras son ciertas y, por su puesto y a por estas hay que ir con todo el peso de la ley”, señala a RC.

El psicólogo de la Fiscalía indica que muchas de estas acusaciones falsas se basan en simples muestras de afecto fraternales pero que las víctimas las interpretan como abusos por razones objetivas o subjetivas.  

“Asesinato de prestigio”

El cardenal australiano George Pell, de 76 años, ha negado de manera rotunda las acusaciones de pederastia. En rueda de prensa explicó que es un delito que abomina. "Este asunto está siendo investigado desde hace dos años y ha habido filtraciones a la prensa. Han cometido un implacable ‘asesinato del prestigio’. Las acusaciones son falsas, y considero la mera idea de abusos sexuales un crimen horrible”., dijo el cardenal en rueda de prensa, convocada por la Santa Sede de manera urgente el pasado jueves, recoge Rome Reports.

El cardenal se ha convertido en el más alto cargo de la Iglesia sometido a un proceso similar.

En estado de shock

Tras conocerse la acusación contra el cardenal Pell, el arzobispo de Sidney. Monseñor Anthony Fishe ha declarado que “mucha gente estará en shock, como yo, por las noticias”, publica Aciprensa.

El prelado indicó que “el cardenal Pell repetida y vehementemente ha rechazado estas acusaciones y ha insistido en que él es completamente inocente. Ahora tendrá la oportunidad de poner su caso ante una corte y está determinado a limpiar su nombre”.

Monseñor Fisher explicó que la archidiócesis de Sidney ayudará al cardenal para su sostenimiento y para darle un lugar donde vivir, “como haría con cualquiera de sus obispos o sacerdotes”, pero no se hará “responsable de los gastos legales que sean consecuencia de estos asuntos”. No obstante, un grupo de fieles australianos ha creado un fondo para pagar la defensa de Pell.

Fisher ha destacado que el mismo Papa Francisco “ha comentado que durante estos tres años que ha trabajado con él, ha encontrado que el cardenal Pell es un hombre honesto. Yo he trabajado junto a él durante tres décadas y el George Pell que conozco es un hombre de integridad en su trato con otros, un hombre de fe de altos ideales, un hombre que claramente es decente”.

Por otra parte, el arzobispo resaltó la importancia de escuchar a las víctimas de abusos con “respeto y compasión” y alentó a llegar a la verdad sin que medien “prejuicios por el alto perfil, las convicciones religiosas o las posiciones o asuntos sociales” de las personas.


“Somos
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·