Jueves 23/02/2017. Actualizado 14:06h

·Publicidad·

Vaticano

Benedicto XVI inaugura el Año de los Sacerdotes. Les pide "que no se resignen nunca a ver vacíos sus confesonarios"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En una carta a los presbíteros del mundo al inicio del Año Sacerdotal, el Papa advierte que "los sacerdotes no deberían resignarse nunca a ver vacíos sus confesonarios, ni limitarse a constatar la indiferencia de los fieles hacia el sacramento de la Penitencia". En su misiva, Benedicto XVI pone como ejemplo de sacerdote a San Juan María Vianney (1786-1859), conocido como el Santo Cura de Ars, el cual repetía con frecuencia que "el sacerdocio es el amor del corazón de Jesús".

 

El Papa explica que en Francia, en tiempos del Cura de Ars, "la confesión no era ni más fácil ni más frecuente que en nuestros días, pues el vendaval revolucionario había arrasado desde hacía tiempo la práctica religiosa". Pero San Juan María Vianney "intentó por todos los medios, en la predicación y con consejos persuasivos, que sus parroquianos redescubriesen el significado y la belleza de la Penitencia sacramental, mostrándola como una íntima exigencia de la presencia eucarística".

 

Benedicto XVI subraya que el santo francés, "con su prolongado estar ante el sagrario en la iglesia, consiguió que los fieles comenzasen a imitarle, yendo a visitar a Jesús, seguros de que allí encontrarían también a su párroco, disponible para escucharlos y perdonarlos. Al final, una muchedumbre cada vez mayor de penitentes, provenientes de toda Francia, lo retenía en el confesionario hasta 16 horas al día". Así, recuerda el Papa, el pequeño pueblo de Ars se convirtió en "el gran hospital de las almas", porque su párroco "fue capaz de hacerles sentir el amor misericordioso del Señor".

 

El Año Sacerdotal comienza hoy, solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, y concluirá en la misma festividad de 2010. En palabras del Santo Padre, este Año "desea contribuir a promover el compromiso de renovación interior de todos los sacerdotes, para que su testimonio evangélico en el mundo de hoy sea más intenso e incisivo".