Miércoles 23/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

El cardenal Cañizares en Santander

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Anduvo el cardenal Cañizares por Santander estos días pasados para pronunciar la conferencia de inauguración del curso sobre los fieles laicos que dirige el sacerdote y profesor José Luis Sánchez, dentro de la programación estival de la Universidad Católica de Valencia.

Hizo de anfitrión del Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el Arzobispo y Gran Canciller de esa Universidad, monseñor Carlos Osoro, que también pronunció una interesante conferencia durante el citado curso, de la que hablaremos en una próxima entrega. La conferencia del cardenal Cañizares se centró en la Nueva Evangelización y recordó, con una magnífica síntesis, el magisterio pontificio reciente.

Pero lo que tiene interés, y representa una novedad, fueron las declaraciones del cardenal Cañizares en una entrevista de la periodista Nieves Bolado, en "El Diario Montañés".

Sorprende, por ejemplo, que la periodista le pregunte al cardenal por las absoluciones colectivas. ¿Acaso un problema particular de esos lares; acaso uno de la Iglesia universal? No sorprende tanto que lo haga sobre la mujer en la Iglesia, o sobre misa tridentina, materias recurrentes de la actualidad informativa de los medios especializados.

El tenor literal de la entrevista, en estas cuestiones, fue el siguiente:

" (Periodista) - Luego tampoco es válida la confesión colectiva...

- No puede ser. Eso no es confesión. Una cosa es el rito de la penitencia con la celebración de la Palabra, donde todos la escuchen y sean exhortados, preparándose para confesarse individualmente, escuchar sólo la penitencia y las recomendaciones que les haga el sacerdote. Eso es muy distinto a una absolución comunitaria.- Los pecados, detallados, y al confesor.- Naturalmente que sí. - ¿Qué significado le da a la proliferación de la Misa Tridentina?- Nunca se suprimió el Misal de Juan XXIII. Es el único rito romano de forma ordinaria que es el que tenemos (sic) con el Misal de Pablo VI y extraordinariamente con el de Juan XXIII. No significa tradicionalismo, ni vuelta atrás. Se trata de celebrar la Eucaristía dentro de la tradición de la Iglesia".

jfsoc@ono.com

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·