Jueves 20/07/2017. Actualizado 17:53h

·Publicidad·

Solidaridad

Sostiene que con el ejército ruso “hay más libertad religiosa en la zona”

El obispo de Homs explica a un grupo de directivos la dramática situación de los cristianos de Siria

El prelado greco-católico Jean Abdo apela a la generosidad de los empresarios españoles para abrir escuelas en el país

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Monseñor Jean Abdo Arbach está en España invitado por la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada para presentar el “Informe sobre Libertad religiosa en el mundo 2016”. La primera cita la ha tenido con un grupo selecto del mundo empresarial, a quienes ha explicado la difícil situación de los cristianos perseguidos en Siria y le ha exhortado a la generosidad y el compromiso.

Monseñor Jean-Abdo Arbach,obispo greco-católico de Siria, en el desayuno con empresarios españoles.  Monseñor Jean-Abdo Arbach,obispo greco-católico de Siria, en el desayuno con empresarios españoles.

Monseñor Jean Abdo Arbach nació en Siria, y ha vivido en Líbano y Argentina. Conoce muy bien al Papa Francisco de su etapa en la patria del Santo Padre. En estos últimos años, ha mantenido varios encuentros con el Pontífice.

Actualmente, es el obispo greco-católico de Homs, Hama y Yabrud, en Siria. “Sobreviví a la guerra libanesa y estoy sobreviviendo a la guerra contra el Daesh”, afirmó ayer en un desayuno informativo con un nutrido grupo de profesionales del mundo empresarial al que acudió también Religión Confidencial.

Recordó a los empresarios, la mayoría de ellos católicos, que “Siria es la cuna del cristianismo pero se está quedando sin cristianos. De los dos millones que había antes de empezar la guerra, ahora tan solo habitan 600.000”.

Jean Abdo Arbach insistió en que la mayoría de los cristianos quiere quedarse en su tierra, en su país. En estos últimos años, este obispo ha permanecido en su diócesis, Homs, sin abandonar a sus feligreses.

Algunos refugiados son terroristas

“Los países occidentales no conocen la realidad de la situación en Siria ni la procedencia de los refugiados. De cada 5 personas refugiadas, solo 1 es sirio. Muchos de estos son terroristas que están operando en Europa”, reconoció el prelado.

Este mismo argumento lo esgrimió ante el parlamento francés: “Cuando los rusos entraron en Siria, 5.000 terroristas rebeldes vinieron a Europa y están residiendo actualmente en Francia, Bélgica etc. Continúan trabajando con los terroristas. En la catedral de Homs, me encontré un cuaderno con los nombres de los terroristas del Daesh”, alertó.

También confesó a este nutrido grupo que “en la zonas donde actualmente ha llegado el Ejército ruso, los cristianos tiene libertad, pueden celebrar misa y se sienten protegidos. Estamos en Siria gracias a los rusos, aunque ellos puedan tener otros intereses como el petróleo o el gas”.

En este sentido y a preguntas de los presentes, no quiso adelantarse a la política de Donald Trump, aunque en su opinión, hay una cosa muy clara: “La guerra es entre dos potencias: Rusia y América. Si se unen, la contienda puede acabar en cualquier momento”.

Ante este panorama, el obispo sirio no pierde la esperanza. “Las ciudades están destrozadas pero todavía tenemos tiempo de reconstruir las ciudades. El problema más grande es la vuelta de los cristianos refugiados que han salido de Siria”.

Dos millones de niños sin escolarizar

Apeló a la ayuda de los empresarios para construir escuelas para los niños. “En mi diócesis tengo 4.500 alumnos. Si no educamos a nuestros hijos vamos a tener otra guerra. Hay actualmente casi dos millones de chicos son colegio. No tengo ningún centro de catequesis y por esta razón, he pedido fondos a Ayuda a la Iglesia Necesitada”.  

El obispo ha comenzado a abrir colegios con religiosas y jesuitas a los que también asisten familias musulmanas. “Los cristianos han sufrido mucho. Pero no podemos vivir sin los musulmanes y los musulmanes no pueden vivir sin cristianos. Necesitamos psicólogos y especialistas para ayudarles a evitar otra guerra”.