Jueves 17/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Religiones

“No editaremos más coranes”. La empresa editora del libro sagrado del Islam para su distribución gratuita en Alemania rompe el acuerdo por la “presión social originada”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tras la alarma social suscitada por la difusión de ejemplares del Coránpor un grupo de salafistas y la creciente presión de las fuerzas políticas alemanas, la empresa que se encargaba de la edición del libro sagrado ha cancelado su contrato con la organización Die Wahre Religion (La Verdadera Religión), liderada en Alemania por Ibrahim Abou Nagie, a quien los servicios de inteligencia alemanes consideran un peligroso predicador.

Según declaraciones del portavoz de esta empresa, recogidas por ABC: "La presión de la opinión pública ha sido muy grande, así que preferimos mantenernos fuera. Los coranes no serán producidos por nosotros".

Se trata de un importante traspiés de una campaña de publicidad religiosa que pretende distribuir gratuitamente 25 millones de ejemplares del Corán en idioma alemán en Austria, Suiza y Alemania. El objetivo de la campaña denominada «¡Lee! En el nombre del Señor que te creó» es que en cada hogar de los países de lengua alemana haya un ejemplar del Corán, con independencia de la religión que profesen sus miembros.

La polémica

Un grupo de musulmanes en Alemania, llamado ''Religión verdadera" se habia fijado el objetivo de distribuir gratuitamente veinticinco millones de copias del Corán. De acuerdo con los líderes del movimiento, el libro sagrado del Islam llegaría a "todos los hogares en Alemania, Austria y Suiza".

El grupo, llamado "religión verdadera", sigue las enseñanzas del líder Ibrahim Abou Salafista nagie, y ya han distribuido en las últimas semanas más de 300.000 copias en los centros urbanos de Alemania.

Ibrahim dijo que la distribución del Corán es para "liberar a los alemanes de el infierno." En 2011, fue acusado por la policía alemana por incitación a la práctica pública de las infracciones penales y perturbar la paz de la religión.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·