Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

Los franciscanos piden a los Gobiernos del G8 que pongan a la persona en el centro de sus políticas para salir de la crisis

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Orden de los Hermanos Menores piden a los ministros de Economía del G8 "el paso de un modelo de economía de libre mercado a un modelo de economía de la sostenibilidad, que da el primado a la dimensión social y ambiental sobre aquella estrictamente económica, y que garantice las necesidades fundamentales de todos con la contribución de todos, y les urgen a que pongan en el centro de sus políticas a la persona humana.

 

Reunidos en Asís para su 187° Capítulo general de 2009, en el que cumplen el VIII centenario de su fundación, han enviado un mensaje a los ministros de economía del G8, reunidos en Lecce del 12 al 13 de junio.

Su conocimiento de la realidad, a través de su presencia en 113 países de los cinco continentes, en los que trabajan sus 15.000 miembros, les permite conocer a quienes "sufren por conflictos, por abusos de distinto tipo y por desigualdades; situaciones que los diversos sistemas económicos han provocado dentro de la sociedad".

"Constatamos con creciente inquietud, afirman en su carta, cómo la globalización, regida por puras leyes de mercado, trae como consecuencias: la atribución de un valor absoluto a la economía, el desempleo, la disminución y el deterioro de los servicios públicos, la destrucción del ambiente y de la naturaleza, la producción y la venta indiscriminada de las armas, el aumento de las diferencias entre ricos y pobres, la competencia injusta que pone a las naciones pobres en una situación de inferioridad cada vez más evidente, obligando a millones de personas a una emigración desesperada de sus propios territorios.

Por ello, proponen "para superar la crisis económica, el compromiso de transformar nuestro estilo de vida a través de una sobriedad más responsable, el compartir como alternativa a la competencia, el respeto del ambiente y la no violencia activa".

Entre sus recetas concretas oiden al G8 "el paso de un modelo de economía de libre mercado a un modelo de economía de la sostenibilidad, que da el primado a la dimensión social y ambiental sobre aquella estrictamente económica, y que garantice las necesidades fundamentales de todos con la contribución de todos; políticas productivas que eviten producciones contaminantes; políticas energéticas basadas en energías renovables respetando los ecosistemas;que se coloque en el centro a la persona humana en todas sus dimensiones, pidiendo que sea promovido ulteriormente; y el respeto de la dignidad y de la igualdad de la persona humana.