Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

Las falacias que esconde el caso de la mujer embarazada en El Salvador. Los proaborto lo han manipulado para hacer campaña contra la futura ley en España

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El mundo se ha conmocionado ante el caso de 'Beatriz', nombre ficticio de una chica de 22 años, salvadoreña que está embarazada y enferma de lupus. Los titulares de la prensa han destacado en letras capitulares que el Gobierno de El Salvador prohíbe abortar a una mujer que está en peligro de muerte. Una noticia así ha hecho estremecerse a toda la opinión pública y ha destapado otro debate para la reforma de la ley del aborto en España. Pero lo cierto es que se está distrayendo a la opinión pública con un caso particular en el que, además, se ha ocultado que en ningún momento los médicos anteponen la vida del niño a la de la madre.

La mala cobertura mediática que se ha dado al caso de Beatriz ha nublado la verdad del caso que es en muchos puntos desconocido. El Foro de la Familia ha aclarado algunos puntos del caso que han sido manipulados por parte de algunos medios de comunicación. En primer lugar el diagnóstico de la joven no se conoce con exactitud, pero sí se sabe que está rodeada de activistas proaborto que según palabras del Foro de la Familia "intentan manipular su historia para impactar en la opinión pública".

Acabar con la vida del no nacido no es ético y según las legislación de El Salvador, tampoco es legal. Sin embargo, en el caso de que la vida de Beatriz peligrase, a nadie se le exigen heroísmos. Si hay que elegir entre una vida u otra la decisión estará en manos de la madre, y no tendrá responsabilidad civil ni penal escoja la vía que escoja. Existen casos en los que la madre, en un acto de suma generosidad, prefiere salvar la vida del bebé antes que la suya, pero son casos excepcionales que no se pueden exigir a todo el mundo.

Si fuera cierto que las enfermedades de la madre exigen medicamentos agresivos para el feto no sería ilegítimo aplicar los tratamientos, aunque supongan la muerte del feto. La intención y la acción son distintas. "No es lo mismo provocar la muerte al niño de forma directa que este muera a causa de los tratamientos de su madre", explica Carmen Velazco, doctora en Derecho. El Ministerio de Salud de El Salvador ha declarado que "no hay impedimento alguno para que los médicos del Hospital de Maternidad realicen los procedimientos necesarios para preservar la vida de la señora B.C (...) y, hasta donde sea posible, la de su hijo en gestación". Aún así, el estado de la vida de la madre no parece ser tan extremo como declaran los titulares. La Corte suprema de El Salvador ha declarado que no resulta acreditado que haya un riesgo "cierto e inminente" para la vida de Beatriz, sino que es "una posibilidad a futuro".

Por otra parte, se está utilizando el hecho de que el feto sea anencefálico y no tenga posibilidades de supervivencia para justificar el aborto. "El aborto terapéutico es una falacia -declara la doctora Carmen Velazco- porque en ningún caso el aborto es curativo para la madre". Si a un recién nacido se le detectase un enfermedad mortal como una cardiopatía incurable a nadie se le ocurriría matarlo en el momento del diagnóstico. Lo mismo ocurre con un bebé que nace sin cerebro. Es un enfermo terminal prenatal, pero no deja de ser persona.

Benigno Blanco, presidente del Foro de la Familia, ha declarado que existe una estrategia comunicativa que manipula las historias para influir en el debate sobre el aborto. "Se busca un caso duro, de drama personal para, explotando la sensibilidad y emotividad general a fin de evitar un debate racional, proponer legalizar el aborto presentando a los defensores de la vida como 'carcas', oscurantistas, inhumanos y opuestos a la vida de la embarazada".

Las últimas noticias informan de que Beatriz se someterá a una cesárea en las próximas semanas. Esta cesárea no supondría en principio ningún problema para la vida de ninguno de los dos, puesto que el niño tiene ya 26 semanas de gestación y está completamente formado.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·