Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

Los católicos indios expresan su confianza en la justicia tras la condena de cinco personas por el asesinato de un cristiano

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El portavoz de los obispos católicos indios, Babu Josep, ha declarado que el enjuiciamiento de cinco personas por el asesinato de un pastor baptista en Orissa “ha restaurado nuestra confianza en el sistema judicial”, y ha traído “esperanza sobre los casos pendientes” de violencia contra cristianos. La condena es a cadena perpetua.

 

Joseph ha declarado que “los católicos confiamos sinceramente que estas condenas serán una eficaz medida disuasoria para aquellos que se toman la justicia por su mano”. Además de la cadena perpetua, el tribunal ha obligado a los cinco convictos a pagar una multa de 5.000 rupias (unos 70 euros) cada uno.

El pastor baptista, Akbar Digal, fue asesinado en Tatamaha el 26 de agosto de 2008. El distrito de Kandhamal, en la región de Orissa, fue el pasado año escenario de siete semanas de violencia desatada por extremistas hindúes, que provocó 90 muertos y 50.000 desplazados.

Los ataques se iniciaron el 24 de agosto, un día después de que maoístas dispararan contra un líder religioso hindú. Radicales culparon a los cristianos del crimen y encabezaron grupos violentos que destruyeron casas, iglesias y conventos. También asesinaron a personas que rehusaron convertirse al hinduismo. La policía estatal registró 831 casos de violencia.

Suma, misionera de la caridad que se encontraba en el lugar de los hechos, ha señalado que la normalidad está volviendo poco a poco a Orissa, y los cristianos agradecen al gobierno su actuación. Pero Joseph ha criticado que los trabajos de reconstrucción gestionados por el gobierno “han llegado con mucho retraso”. Y, con el invierno cerca, muchos no tendrán dónde refugiarse si dichos trabajos no van más rápido.