Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

El Papa nombra a Pietro Parolin, un alto funcionario de la Secretaría de Estado del Vaticano, nuevo nuncio en Venezuela

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Benedicto XVI nombró ayer al italiano Pietro Parolin, de 54 años, nuevo nuncio apostólico en Venezuela. Parolin ha trabajado desde 2002 como subsecretario de la sección para las Relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado del Vaticano. A monseñor Parolin, un experimentado diplomático vaticano, le tocará suavizar las relaciones con el presidente venezolano Hugo Chávez, quien estuvo a punto de impedir, en junio pasado, el viaje a Roma de los obispos del país para su habitual 'visita ad limina', al retrasar la renovación de los pasaportes de los prelados.

En marzo de 2007 participó en las negociaciones con el Gobierno de Vietnam que han permitido acercar posiciones entre el estado comunista y la Santa Sede en nuevas reuniones ,y que podría ver sus primeros frutos en un posible viaje del Papa al país comunista el próximo año.

En Venezuela tendrá que gestionar los difíciles momentos que viven las relaciones entre Chávez y la Iglesia católica. Una muestra de esa tensión se puso de manifiesto hace pocos días en las duras críticas realizadas por el arzobispo de Caracas, Jorge Urosa, quien denunció que, con su nueva ley de educación, el Gobierno quiere sacar a Dios y a la religión de las escuelas.

Parolin es licenciado en Derecho Canónico, habla francés, inglés y castellano, además de su lengua natal el italiano, y desde 1986 ha prestado servicio en las nunciaturas de Nigeria y México.

En su puesto en la Secretaría de Estado, Benedicto XVI nombró al italiano Ettore Balestrero, que hasta el momento era consejero de Nunciatura en la misma sección. Nacido en Génova en 1966 y ordenado sacerdote en 1993, es licenciado en Teología y posee un doctorado en Derecho Canónico. Balestrero entró en el servicio diplomático de la Santa Sede en 1996 y, desde entonces, ha trabajado en las nunciaturas de Corea y Mongolia (1996-1998) y de los Países Bajos (1998-2001), y más tarde en la Secretaría de Estado del Vaticano.