Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

“Nunca quitaremos del Museo del Holocausto la acusación contra Pío XII”, dice un portavoz de Yad Vashem

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mario Sinay, uno de los responsables del Museo del Holocausto (Yad Vashem), asegura que la acusación del centro contra Pío XII “nunca se quitará, porque es la postura oficial del gobierno israelí”. Reconoce que el Papa Pacelli salvó a judíos, "pero no hizo lo suficiente". "No estaba en sus manos salvar a todos los judíos, pero sí su alma”, añade.

 

En uno de los paneles del museo, aparecen dos fotografías de Pío XII junto a unos versos de Nathen Alterman: “Mientras los hornos se llenaban día y noche, el venerado Santo Padre que habita en Roma no ha dejado su palacio, con el crucifijo en alto, para ser testigo de un día de exterminio”. La Santa Sede ha pedido varias veces que el museo rectifique. Ni el Papa ni ningún representante del Patriarcado Latino de Jerusalén han visitado oficialmente Yad Vashem por este motivo.

“Nosotros le llamamos el Papa del silencio”, afirma Sinay. “Él era una autoridad moral. Estaba en sus manos haber hablado, pero prefirió callar”. Considera que los gobiernos occidentales, aun conociendo la existencia de los campos de concentración, tampoco hicieron nada. Pero el museo no acusa a ningún dignatario del momento: sólo a Pío XII.

Benedicto XVI dijo hace un año que Pío XII condenó desde el primer momento el nazismo. Y explicó que su actuación fue “secreta y silenciosa. Dada la situación de ese complejo momento histórico, intuía que sólo de esa manera se podía evitar lo peor y salvar al mayor número de judíos”.

Por su parte, el P. Pierre Blet, historiador jesuita francés que ha participado en la publicación de los doce volúmenes de “Actas y documentos de la Santa Sede durante la Segunda Guerra Mundial”, ha declarado que “Pío XII salvó a 800.000 judíos y recibió efusivos agradecimientos”.

Margherita Marchione, autora de quince libros sobre Pío XII, señaló recientemente que el Papa Pacelli, “en el silencio y el sufrimiento, sin armas ni ejército” logró salvar a “más judíos que cualquier otra persona. Hizo más que cualquier otro jefe de estado, como el presidente de EE.UU. Franklin Roosevelt o Winston Churchill, que podían servirse de medios militares”.