Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

Benedicto XVI animó a los jóvenes checos a participar en la JMJ de Madrid 2011: "¡Con vosotros, también el Papa se siente joven!"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Papa dedicó sus últimas palabras en la República Checa a los jóvenes que acudieron a rezar al lugar donde sufrió el martirio San Venceslao. Ante los más de 10.000 jóvenes peregrinos presentes les dijo: "¡Con vosotros también el Papa se siente joven! Y les animó a acudir a la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en Madrid en agosto de 2011.

"En cada joven -dijo- hay una aspiración a la felicidad, a veces mezclada con un sentimiento de inquietud; una aspiración que, sin embargo, a menudo la sociedad de consumo explota de forma falsa y alienante. Es necesario en cambio evaluar seriamente el anhelo de felicidad, que exige una respuesta verdadera y exhaustiva. A vuestra edad se toman las primeras grandes decisiones, capaces de orientar la vida hacia el bien o hacia el mal".

Benedicto XVI recordó a los jóvenes las palabras de San Agustín, cuando afirmaba que "el corazón de todas las personas está inquieto hasta que no encuentra realmente lo que busca". Y Agustín descubrió que "solo Jesucristo era las respuesta satisfactoria al deseo, suyo y de cada ser humano, de una vida feliz, llena de significado y de valor".

"Como hizo con él, el Señor sale al encuentro de cada uno de vosotros. Llama a la puerta de vuestra libertad y os pide que le acojáis como amigo. Quiere haceros felices, llenaros de humanidad y dignidad. La fe cristiana es esto: el encuentro con Cristo, Persona viva que da a la vida un nuevo horizonte y con ello la dirección decisiva".

"El Señor, efectivamente, llama a cada uno por su nombre y os quiere confiar una misión específica en la Iglesia y en la sociedad. Os renueva constantemente la invitación a ser discípulos y testigos suyos. Llama a muchos al matrimonio, y la preparación para este sacramento constituye un camino vocacional verdadero. Considerad entonces seriamente la llamada divina a constituir una familia cristiana y que la juventud sea el tiempo para construir con responsabilidad vuestro futuro. La sociedad necesita familias cristianas, familias santas".

"Si el Señor os llama a seguirlo en el sacerdocio ministerial o en la vida consagrada -prosiguió- no dudéis en responder a su invitación. En particular, en este Año Sacerdotal, me dirijo a vosotros, jóvenes. La Iglesia, también en este país, necesita sacerdotes numerosos y santos y personas totalmente consagradas al servicio de Cristo, esperanza del mundo".

"¡La esperanza! Esta palabra a la que recurro a menudo -dijo el Papa- se conjuga bien con la juventud. Vosotros, queridos jóvenes, sois la esperanza de la Iglesia que espera que os hagáis mensajeros de la esperanza".

El Santo Padre invitó a continuación a los jóvenes a participar en la próxima Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en Madrid (España) en agosto de 2011, y les pidió que vivieran la fe "con entusiasmo y alegría, creciendo en la unidad entre vosotros y Cristo, rezando y siendo asiduos en la práctica de los sacramentos, sobre todo la Eucaristía y la Confesión".

Después de saludar en diversos idiomas a los jóvenes que abarrotaban la explanada. Benedicto XVI emprendió el regreso en automóvil a Praga, donde almorzó en el arzobispado con los obispos de la República Checa.