Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

El Arzobispo de Caracas, Jorge Urosa, afirma que el Gobierno de Chávez quiere sacar a Dios y a la religión de las escuelas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Arzobispo de Caracas y Primado de Venezuela, Cardenal Jorge Urosa Savino, ha criticado el proyecto de Ley de Educación, "que elimina la religión", y apela a “las familias cristianas y educadores católicos a exigir firmemente que se incluya la posibilidad de que los niños reciban en las escuelas la religión que profesen sus padres”. “Es un hecho demostrado antropológicamente, que la religión es parte integrante de la existencia humana y por lo tanto, la sociedad como tal tiene derecho a practicarla”, dijo el Arzobispo.

Para Urosa la Ley de Educación dictada por el Gobierno de Chavez “es una disposición redactada en términos muy ambiguos, en la cual se consagra la figura de un Estado que monopoliza la educación y en el articulado de la misma no se define la legitimidad ni los derechos que tienen sociedades intermedias como la Iglesia y organizaciones de ciudadanos, para dirigir centros de educación privada”.

 

El cardenal primado de Venezuela denunció que "una cosa es que el Estado no promueva una practica o religión especifica y una cosa es que sea enseñada. Se da un paso de una afirmación positiva a suprimir la religión de las escuelas sin favorecer a una específica", informaba ayer el diario venezolano 'El Universal'.

Además, añadió, “elimina la religión en las escuelas, porque no reitera el artículo 50 de la actual Ley Orgánica de Educación vigente, el cual reza que los padres y representantes tienen derecho a que sus hijos reciban en la educación primaria, dos horas de educación religiosa en el currículo escolar”.

“Lo que no se menciona en la referida ley es porque está fuera; inclusive, se hace la afirmación de que el Estado es laico y la educación debe ser laica, lo cual es un concepto que si bien tiene una acepción positiva como el hecho de que no propicia una religión específica, es un concepto trasnochado de oposición a lo religioso que viene de la Revolución Francesa”, explicó también el Cardenal.

El Cardenal Urosa censuró la manera en la que se ha aprobado la nueva ley. "La celeridad, rapidez y aprobación de artículos en horas de la madrugada, no es respetar al pueblo ni la voluntad popular".