Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

Las palabras de Zapatero en El País Semanal "preocupan" a los obispos. "Es una amenaza en toda regla"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las palabras del presidente del Gobierno en El País Semanal del pasado domingo han provocado "preocupación" en la Conferencia Episcopal según fuentes a las que ha tenido acceso Religión Confidencial. Por la percepción de Rodríguez Zapatero de que la Iglesia quiere "condicionar la acción política", pero sobre todo por lo que consideran "una amenaza en toda regla": el anuncio de que la futura Ley de Libertad Religiosa "pondrá en su sitio" los acuerdos económicos actuales.

El reportaje de El País Semanal seleccionó a cuatro ciudadanos, que pasaron una jornada con el presidente del Gobierno. Entre otras muchas cuestiones, Isabel Rodríguez, una ama de casa de 59 años, interpela a Zapatero sobre "algo que le preocupa: el poder que todavía está teniendo la Iglesia en la sociedad".

Reproducimos a continuación la conversación entre ambos:

Zapatero: "A mí también me preocupa, responde Zapatero".

Isabel: "¿No se puede hacer nada?"

Zapatero: "Conmigo no están muy contentos, eso te lo puedo asegurar. El Vaticano, siempre que puede, me lanza alguna invectiva. Es verdad que tenemos un modelo constitucional donde dice que España es un Estado aconfesional, que por tanto establece una separación Iglesia-Estado y que tenemos que tener una relación con la Iglesia católica porque tiene una penetración, una fuerza mayoritaria. Eso se mantiene a través de los acuerdos económicos, básicamente. Es verdad que perviven algunas tradiciones, que vamos a hacer la Ley de Libertad Religiosa y a intentar ponerlo en su sitio, pero la Iglesia católica desempeña un papel porque en parte tiene apoyo social. Tienes que respetar esa presencia. Otra cosa es que muchas cosas que dicen a mí no me gusten".

Isabel: "Hay cosas que dicen que te quedas a cuadros, inmiscuyéndose en terrenos que no son suyos".

Zapatero: "Parece claro que a nosotros no nos han afectado; hemos hecho las leyes que hemos estimado conveniente y se han enfadado con unas más que con otras, pero hemos afirmado la supremacía del poder civil de una manera clara. Es verdad que esto no pasa en ningún país. De los que yo conozco, de Europa, no hay ningún país en el que la Iglesia católica, una parte de la jerarquía, pretenda tener un protagonismo en el debate público ni el condicionamiento de la acción política. No pasa en Francia. Ni en Inglaterra. Ni siquiera en Alemania, donde también hay un cuerpo católico importante y ahora tienen al Papa... Es impensable. Pero aquí hay un peso. Si detrás no hubiera un peso social, ellos no tendrían esa actitud".

Isabel: "¿Usted cree que hay tanto detrás, o son poquitos y hacen mucha bulla?"

Zapatero: "Yo creo que hay menos que antes, pero que siguen teniendo fuerza es evidente. Y además, España, en el imaginario de la Iglesia católica y en el Vaticano, es una de las grandes constructoras del cristianismo y de la Iglesia católica. Ellos lo cuidan. Hay entre un 33% y un 35% que ponen la X en la casilla del IRPF para la Iglesia católica. Es un porcentaje a respetar. Hombre, si fueran un poco más moderados en las tesis que defienden, pues sería mejor".

Las fuentes de Religión Confidencial aseguran que, aunque de la Ley de Libertad Religiosa no hay todavía rastro, y los obispos tienen claro que la Iglesia tiene derecho al tratamiento económico actual, se esperan que el Gobierno les lance un pulso importante en un futuro próximo.