Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:15h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

El ex ministro Caldera confirma que el Gobierno de Zapatero quiere acabar con los capellanes en las Fuerzas Armadas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Jesús Caldera, presidente de la Fundación Ideas y ex ministro de Trabajo, tuvo a finales de octubre una cena privada con representantes de colectivos inmigrantes y de homosexuales. Ante una pregunta sobre la futura ley de libertad religiosa, Caldera respondió que el gobierno está decidido a erradicar la figura de los capellanes castrenses.

La cena se produjo en el restaurante madrileño Casa Patas. Caldera había convocado de la mano de Pedro Zerolo, miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE y Secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG del mismo partido, a colectivos objetivo de las políticas de atención a la diversidad.

Aunque la finalidad del encuentro era debatir propuestas para elaborar un informe sobre el futuro Proyecto de la Ley de Igualdad de Trato, en el transcurso de la cena, el ex ministro fue preguntado por cuestiones relativas a "conseguir un estado laico".

Así surgió la pregunta sobre la presencia en el Ejército de capellanes católicos que atienden a militares, policías, y guardias civiles en sus cuarteles, academias y misiones en el extranjero.

Caldera les confirmó que el Gobierno incluiría la retirada de los sacerdotes católicos de las Fuerzas Armadas en la próxima Reforma de la Ley de Libertad Religiosa.

La propuesta de minimizar la presencia de la Iglesia católica en el Ejército estaba incluída en el documento elaborado para la Fundación Alternativas en 2005, elaborado por el actual director general de Relaciones con las Confesiones del Ministerio de Justicia, José María Contreras, y que ya adelantó Religión Confidencial el pasado 26 de agosto.

La propuesta de José María Contreras es "que el Estado prevea la posibilidad de que los miembros de las Fuerzas Armadas puedan abandonar las instalaciones militares para recibir la asistencia religiosa, y que “sólo cuando lo anterior no sea posible el Estado recurra a la figura del capellán castrense”.