Viernes 18/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Foto Noticias

La Iglesia celebrará la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico. El lema: “La gloria de Dios es la vida del hombre. Cuídala al volante”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En vísperas de la fiesta de San Cristóbal, patrono y protector de los automovilistas, la Iglesia celebrará una de sus jornadas que organiza cada año, la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico. Se celebrará este domingo y este año contará con un lema que dota a la festividad de profundidad. "La gloria de Dios es la vida del hombre. Cuídala al volante". Esta frase está traducida de una frase latina de San Ireneo, mártir y obispo de Lyon.

Lo que trata de decir este lema es que Dios quiere que el hombre viva y si respetas la vida estás dando gloria a Dios. De las numerosas campañas organizadas por la Dirección General de tráfico cuya frase repetida es tu vida "Cuídala al volante" viene a explicar lo mismo que desde la perspectiva católica se da.

Ya en el año 2007 el Pontificio Consejo para los Migrantes, uno de los organismos del Vaticano, publicó un texto de 40 páginas en los que se proponía diez los diez mandamientos del buen conductor:

1. No matarás.

2. Que la ruta sea para ti un instrumento de comunión entre las personas, y no un peligro mortal.

3. Que la cortesía, la corrección y la prudencia te ayudan a afrontar las situaciones imprevistas.

4. Sé caritativo y ayuda al prójimo en situación de necesidad, en especial si es víctima de un accidente.

5. Que el automóvil no sea para ti un instrumento de poder, de dominación y una ocasión de pecado.

6. Convence con caridad a los jóvenes y a los menos jóvenes que no conduzcan, cuando no están en condiciones de hacerlo.

7. Apoya a los familiares de las víctimas de accidentes.

8. Favorece en el momento oportuno el encuentro entre la víctima y el automovilista culpable, a fin de que puedan vivir la experiencia liberadora del perdón.

9. En la carretera, protege al más débil.

10. Siéntete, tú mismo, responsable de la vida de los demás.

Lo que trata la iglesia de transmitir en el aniversario del patrón de los conductores es el valor sagrado de la vida humana y que el conductor no tema a una posible multa sino considere el amor de la propia vida por encima de todo lo demás

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·