Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Foto Noticias

Dolor entre los cristianos iraquíes tras la masacre en la catedral de Bagdad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tras el brutal atentado contra la catedral en Bagdad, el arzobispo Francis Chullikatt, observador permanente de la Santa Sede ante la Naciones Unidas se ha dirigido a la Asamblea General denunciando la discriminación racial y la intolerancia religiosa. Chullikatt, que conocía personalmente a algunas de las víctimas en su época de nuncio apostólico en Irak y Jordania desde 2006 hasta hace poco tiempo, expresó su honda tristeza por esta tragedia. En su intervención como representante de la Santa Sede ante la ONU, que ya había sido programada con antelación para el 1 de noviembre, el arzobispo lamentó que “demasiadas personas en el mundo carecen de libertad para rezar en comunidad. Se trata de hombres, mujeres y niños cuya búsqueda de Dios constituye una actividad prohibida, que comporta graves repercusiones físicas y legales en el ejercicio de necesidades humanas fundamentales”.