Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Foto Noticias

Despedida cristiana a la monja de 104 años que vivió siempre con una sonrisa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El convento de la Encarnación del Verbo Divino regido en Valencia por la orden de las Carmelitas de la Antigua Observancia acogió este martes un funeral “corpore insepulto” por el eterno descanso de la religiosa Magdalena Pascual, que falleció el lunes a la edad de 104 años en el mismo convento, en el que ingresó en 1934. Durante la ceremonia, el féretro de la religiosa permaneció en la parte de la clausura que da a la capilla del convento, junto a sus hermanas de comunidad. El ataúd estaba engalanado con flores, al igual que la cabeza de la religiosa, adornada con una diadema. La religiosa vivió “siempre con una sonrisa a pesar de los años y de las vicisitudes históricas de las guerras en Europa y en España”, señaló en su homilía el superior provincial de los Carmelitas de la Antigua Observancia, Luis Gallardo, que presidió la eucaristía. Asimismo, destacó su “entrega completa a Dios y a los hombres” a través de la vida contemplativa. La religiosa nació en 1906 en la localidad segoviana de Cuéllar en una familia de labradores, que le transmitió la fe católica. Ingresó en 1934, con 28 años, en el monasterio de la Encarnación, sito en la calle Balmes de Valencia. A lo largo de esos años, ejerció diversas labores, entre ellas la de consejera, maestra de novicias y sacristana. También trabajó en la huerta y en la cocina.