Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Los obispos votarán en primavera la continuidad del cardenal Rouco como presidente de la Conferencia Episcopal

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Conferencia Episcopal Española celebrará en primavera una asamblea plenaria de cierta trascendencia, porque toca renovar la presidencia, ahora ostentada por el cardenal Antonio María Rouco. Todo indica que se presentará y que será reelegido, a pesar de la limitación a tres mandatos que establecen los estatutos de la CEE.

El actual presidente fue elegido en marzo de 2008 por lo que, al haber transcurrido los tres años de mandato, deberá someterse a la reelección si lo considera conveniente. Fuentes eclesiásticas con acceso al entorno del cardenal Rouco, a las que ha tenido acceso Religión Confidencial, dan como seguro que optará por un nuevo mandato.

Dado el tiempo que todavía falta, Rouco no ha comentado nada sobre la posibilidad de ser candidato pero, de acuerdo con esas fuentes, por su actitud y comportamiento actuales, además de por su plena capacidad física, se da por supuesto la continuidad. Tiene también a favor la celebración de la JMJ en Madrid pocos meses después.

Al tratarse de un segundo mandato, no hará falta mayoría cualificada, sino que seguirá bastando la mayoría simple, que ya logró en la votación de 2008, en la que superó por dos votos al hasta entonces presidente, Ricardo Blázquez. Dada la gestión llevada a cabo por Rouco, y los movimientos que se han producido en algunas diócesis con los nombramientos de nuevos obispos, se cree que esta vez alcanzará la mayoría incluso con más holgura.

La presidencia intermedia de Blázquez entre 2005 y 2008 hace posible esta reelección, ya que los estatutos de la Conferencia Episcopal limitan a tres los mandatos, y Rouco ha sido presidente en tres ocasiones, del 99 al 2005 y del 2008 hasta la actualidad, pero no han sido consecutivos.

Prórroga en la sede madrileña

La reelección de Rouco como presidente de la Conferencia Episcopal supondría una clarificación definitiva sobre el futuro inmediato del cardenal, que en 2011 alcanzará los 75 años, la edad para presentar la renuncia al Papa, puesto que nació el 20 de agosto de 1936.

Aunque en cualquier caso se da como seguro que Benedicto XVI le mantendrá un tiempo al frente de la diócesis de Madrid más allá de la edad de jubilación marcada, su continuidad por tres años más como presidente de la CEE prácticamente asegura que esa prórroga durará al menos el tiempo que dure el mandato, es decir, hasta 2014.